España

Miel y chocolate artesano, una dulce alianza

Miel y chocolate artesano, una dulce alianza

Dos reconocidas empresas zamoranas se unen para elaborar golosos productos

La elaboración artesanal y la calidad del producto son dos características que han distinguido a dos empresas zamoranas que, cada una por su cuenta, han obtenido diversos galardones de reconocimiento a sus productos agroalimentarios. Ahora, ambas se han unido en un proyecto que combina sabores tan agradables al paladar como los de la miel y el chocolate para comercializar golosas variedades que constituyen, además, un nuevo producto en muchos de los lineales de las tiendas de alimentación en las que están presentes.

Esta dulce alianza la constituyen la empresa Chocolates Refart, que desde hace cuatro años está asentada en el Vivero de Empresas de la Diputación de Zamora, y la comunidad de bienes Las Obreras de Aliste, ubicada en un pequeño pueblo de menos de un centenar de habitantes -Gallegos del Campo-, desde el que comercializa mieles que han obtenido reconocimientos internacionales. Fruto del trabajo alimentario artesano de ambas empresas familiares son productos como la última novedad llevada recientemente a la Feria Apícola Internacional Meliza de Zamora, una crema de miel con cacao que a diferencia de las cremas de avellanas de conocidas marcas comerciales no tiene azúcares añadidos. Además, si en una crema industrial de este tipo, el cacao que incorpora apenas llega al 7%, en este caso se trata de un ingrediente fundamental, ya que es el único que se utiliza aparte de la miel, según explica el maestro artesano del cacao José Luis Refart.

La experimentación para combinar estos dos sabores le ha llevado a elaborar también unos bombones rellenos de miel que han tenido aceptación y venden a través de internet. La innovación en sabores y productos ha sido una constante en la empresa familiar que dirige José Luis Refart, que a las clásicas tabletas de chocolate negro, blanco o con leche, ha incorporado otras variedades como el 100% cacao, el chocolate con leche y maíz frito, con tofe o blanco con yogur y frambuesa. Tampoco podía faltar el chocolate negro al 60% con miel o las piruletas de chocolate con distintas formas, la última de ellas de cofrade, de cara a las ventas de Semana Santa.

Sello Tierra de Sabor

Esta empresa familiar está incluida en los Alimentos Artesanales de Castilla y León y cuenta con el sello Tierra de Sabor. De hecho, la asociación de alimentos artesanos y la marca del corazón amarillo que identifica a los productos de calidad de la Comunidad concedieron a Chocolates Refart uno de los galardones a la artesanía alimentaria en su última edición. En concreto, la chocolatera zamorana se llevó el oro de los Premios Artesanos 2019 en la categoría de dulces de temporada y chocolates.

Del mismo modo, Las Obreras de Aliste es una empresa alimentaria con una acreditada trayectoria de reconocimientos por la calidad de su miel. El más internacional de ellos es el oro que se llevó en la última edición de los London Honey Awards, los premios de referencia en el Reino Unido para paladares melíferos.

Las obreras de Aliste se ha sumado a la marca Reserva de la Meseta Ibérica

En España también consiguió en 2019 el primer premio del IV Concurso Nacional de Mieles que organiza la Asociación Española de Apicultores. Además, Las Obreras de Aliste ha sido la primera empresa del sector en sumarse a los productos de la reserva de la biosfera transfronteriza Meseta Ibérica y es la primera empresa apícola española autorizada al uso de la marca genérica de las Reservas de la Biosfera Españolas, a lo que suma un premio Ariel por su labor de apoyo a las zonas más despobladas y envejecidas del medio rural español.