España

Máxima tensión entre bandas latinas tras dos reyertas con heridos graves

Máxima tensión entre bandas latinas tras dos reyertas con heridos graves

Un víctima se debate entre la vida y la muerte. Trinitarios y DDP quedan para ajustar cuentas en las fiestas de Ciudad Lineal

La situación que se está viviendo en Ciudad Lineal (220.000 habitantes) estos últimos días han convertido buena parte del barrio en un polvorín a punto de estallar. Dos reyertas entre bandas latinas rivales (DDP y Trinitarios) han desembocado en un reto violento entra ambas aprovechando que este fin de semana se celebran las fiestas del distrito, San Juan. La Policía Municipal está realizando, junto a la Nacional, un despliegue en las zonas más sensibles, especialmente los parques, y ya se ha incautado de armas de casi todo tipo.

El primer suceso tuvo lugar a mediados de semana, cuando un pandillero fue atacado salvajemente al salir de la estación de metro de Quintana (línea 5). Le acuchillaron sobre las diez y media de la noche. El chaval huyó como pudo y se refugió en el cercano bar Docamar, uno de los más conocidos del barrio por sus excelentes patatas bravas. Fue trasladado en estado grave al hospital.

Al día siguiente, sobre las once de la noche, en la esquina de la calle de las Baterías con la de las Indulgencias, junto al Barrio de la Concepción, la revancha. Ocurrió cuando otro chico, Elvis, de 18 años y que se investiga si es pandillero y tuvo algo que ver con la agresión del metro, salía con sus amigos de una cancha. Llegó un coche, del que se bajaron los supuestos miembros de la banda rival, y se fueron hacia él, con palos. Salió corriendo, pero apenas unos metros más adelante le alcanzaron y le atacaron con cuchillos, punzones y machetes. Los delincuentes escaparon en el mismo vehículo. Hasta ayer eran apreciables las manchas de sangre en la acera.

El Samur-Protección Civil le atendió de urgencia de dos heridas por arma blanca profundas en el hemitórax, además de otra en el brazo derecho, con fractura abierta. Fue trasladado en estado muy grave el Hospital Gregorio Marañón, donde, al cierre de esta edición, se debatía entre la vida y la muerte, explicaron a ABC fuentes de la investigación.

A raíz de ello, está circulando por redes sociales una «quedada» entre DDP (Dominican Don`t Play) y Trinitarios, para ajustar cuentas. La cita, en principio, era ayer en el parque de Calero, uno de los principales del distrito y donde más se suelen reunir. «Lo que ocurre es que, normalmente, lo que hacen es que dicen un lugar para despistar a la Policía, y luego se encuentran en otro», explican distintas fuentes a este periódico. Por ello, desde el viernes se vienen realizando batidas en distintos enclaves, como el Parque de José Couso y Julio Anguita Parrado, más conocido por los vecinos como el de «los mosquitos». También se vigila la zona de Derechos Humanos, junto al Tanatorio de la M-30 y la Mezquita. Fundamental está siendo la labor de los agentes tutores de la Unidad Integral de Policía Municipal de Ciudad Lineal. Se han hallado estos días, pero también en las últimas semanas, armas escondidas en los jardines, como bolomachetes y palos con clavos y chinchetas.

«Las reyertas suelen perpetrarlas a la misma hora, justo cuando tenemos el cambio de turno», explica un agente. Lo tienen todo perfectamente planificado, por eso quedan a partir de las diez de la noche. Además, los expertos policiales están notando, aparte de un repunte en la actividad de las bandas dominicanas, también en los «latin kings», cuyos integrantes son sobre todo ecuatorianos y peruanos, muchos nacidos ya en España o nacionalizados.

Fue este el primer grupo que se asentó en Madrid, hace dos décadas. Históricamente, junto con sus rivales más acérrimos, los ñetas, se movían en Ciudad Lineal sobre todo por el barrio de La Elipa, teniendo como punto de referencia el Parque del Dragón. Su presencia en la actualidad es más notable en El Carmen, Quintana, Pueblo Nuevo y los alrededores de la plaza de Ciudad Lineal y del Barrio de la Concepción.