España

Marcha por el cierre del vertedero de Alcalá: «Pedimos un modelo de gestión que no afecte a nuestra salud»

Marcha por el cierre del vertedero de Alcalá: «Pedimos un modelo de gestión que no afecte a nuestra salud»

La planta de residuos alberga las basuras de 31 municipios de Madrid

Alrededor de 500 personas se manifestaron ayer en Alcalá de Henares por el cierre del vertedero de la Mancomunidad del Este en la localidad, que sigue albergando la basura de 31 municipios mientras se continúa buscando ubicación a sus residuos hasta la apertura de la futura planta de Loeches.

Con silbatos, pancartas y mascarillas, y al grito de «este vertedero lo vamos a cerrar», los vecinos han llegado hasta la plaza de Cervantes en una marcha convocada por la Plataforma No Macrovertedero Sí Residuos Cero y las plataformas vecinales de Alcalá y Villalbilla por el cierre del vertedero.

«Hay un colegio a 300 metros, hay un instituto a 800 metros, nosotros vivimos a menos de un kilómetro. Tenemos muchas molestias de olores, pero eso es lo de menos, lo que más nos preocupa son las partículas que respiramos», ha manifestado Esther Villar, vecina del barrio de Nueva Alcalá.

«Nada ha cambiado, estamos igual o peor que hace un mes, por esto mismo volvemos a reivindicar que se cumpla la normativa en materia de residuos y se cierre y selle con garantías de una vez por todas el Vertedero de Alcalá», han señalado los convocantes de la marcha en la lectura de su manifiesto a su llegada a la plaza de Cervantes, en relación a la marcha que el paso 17 de noviembre organizaron las plataformas y asociaciones de vecinos de Alcalá y Villalbilla.

«Lo que pedimos es que los políticos cumplan su promesa y que cierren y sellen con garantías el vertedero de Alcalá de Henares, apostando siempre por un modelo de gestión de residuos sostenible que no afecte a nuestra salud», ha indicado Rubén López, portavoz de la Plataforma No Macrovertedero Sí Residuos Cero.

El vertedero de Alcalá de Henares llegó al final de su vida útil a mediados del mes de octubre y, según indicó en noviembre el presidente de la Mancomunidad del Este y alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez Palacios, «se sellará definitivamente en el mes de diciembre».

La Mancomunidad busca aún ubicación a sus residuos hasta la apertura de la futura planta de tratamiento de residuos de Loeches, prevista para 2020.

En opinión del presidente de la Mancomunidad del Este, «las dos únicas opciones» son «ir a Valdemingómez de manera dialogada» o «de manera obligada» por «una crisis de salud pública».

Por su parte, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, aseguró esta semana que le consta que la Mancomunidad y el Ayuntamiento de Madrid llevan meses intentando alcanzar un consenso y que aunque «ha habido avances no han llegado a un punto en común», al tiempo que señaló que el vertedero de Alcalá está lejos del nivel de «alerta sanitaria».

«La solución más conveniente la deben trabajar ellos, nosotros lo que pedimos es que apuesten por modelos sostenibles, en municipios de la Comunidad de Madrid ya se está gestionando la recogida selectiva puerta a puerta y de una manera muy eficaz», ha indicado Rubén López.

«Esto no es un enfrentamiento entre vecinos de diferentes localidades, no apostamos por que se lo lleven a Vallecas, a Loeches o a cualquier otro sitio, tenemos que recordar que el radio de acción nociva es de 20 kilómetros, por lo que de una manera directa o indirecta te va a acabar afectando», ha añadido el portavoz de la plataforma.