España

Manuel Valls aclara la polémica por su confinamiento en Menorca: «Paren con las mentidas y el odio»

Manuel Valls aclara la polémica por su confinamiento en Menorca: «Paren con las mentidas y el odio»

El regidor y exprimer ministro francés entra en polémica con el independentismo y confiesa una situación personal complicada durante la pandemia

Manuel Valls, concejal de Barcelona y exprimer ministro francés, es uno de los blancos favoritos del independentismo desde que su grupo en el Ayuntamiento de la Ciudad Condal evitó con sus votos un alcalde ERC al frente de la segunda ciudad del España. Todo vale contra el político galo, también las críticas que mezclan asuntos personales y públicos.

Al inicio del confinamiento trascendió que Valls estaba en Menorca, donde tiene una propiedad. El regidor no quiso entrar en la cuestión y, a pesar de las acusación y burlas constantes, siguió con su acción política en la distancia, desde donde ha realizado todo tipo de actividades relacionadas con su labor en el Consistorio que dirige Ada Colau.

No obstante, este fin de semana su estancia en las Islas Baleares ha vuelto estar de actualidad. La consejera de la Presidencia de la Generalitat y portavoz de Torra, Meritxell Budó, compartió en las redes sociales una entrevista de Valls acompañada de cuatro palabras: «From Menorca with love» (Desde Menorca con amor). El comentario jocoso de la dirigente de Junts per Catalunya ha hecho estallar a Valls, que ha explicado los detalles de su estancia en Menorca en un vídeo compartido en su cuenta de Twitter.

«Hace muchos días que estoy en Barcelona», ha recordado Valls desde el Paseo de Gràcia de la capital catalana. «Estuve en Menorca sí, confinado allí, mientras tanto en Barcelona mi suegra se moría en consecuencia del Covid. Mi mujer (la heredera de los laboratorios Almirall, Susana Gallardo) se quedó muchas semanas sola en nuestra casa de Barcelona y cuando yo pude volví a Barcelona», ha añadido dirigiéndose a Budó. «A mi no me gustan estas polémicas, pero me gustan menos el odio y el desprecio. Paren las mentiras y acaben con el odio. Gracias», concluye el regidor.