España

«Los vascos estaremos eternamente agradecidos al Ejército por su ayuda»

«Los vascos estaremos eternamente agradecidos al Ejército por su ayuda»

El candidato del PP a lendakari lamenta que el nacionalismo no esté a la altura tampoco en esta crisis del coronavirus

La crisis del coronavirus paró en seco la precampaña electoral en el País Vasco. Carlos Iturgaiz sigue siendo candidato, pero sin elecciones. El histórico político vasco del PP vive el confinamiento en su piso de Guecho, junto a su mujer y uno de sus hijos.

¿Cómo se encuentran?

Nos encontramos bien, preocupados por la situación sanitaria del país y por la gestión del Gobierno.

¿Sale de casa para algo?

Solo he salido para comprar el pan. Paso todo el tiempo en casa, y a las ocho salgo a la ventana para aplaudir a los sanitarios.

¿Qué ha descubierto en este confinamiento?

En la familia me ha sorprendido que mi hijo, que es joven, lleva mucho mejor de lo que pensaba esto de estar entre cuatro paredes. Está muy concienciado.

¿Qué es lo más duro?

Ver morir a tantos compatriotas y tanta gente en el mundo. Pienso mucho en las familias, que no pueden hacer velatorios, ni enterrar a sus seres queridos. Y luego, tenemos el peor Gobierno en el peor momento. Están aflorando falsedades, mentiras e irresponsabilidades.

Ahora es candidato sin elecciones. ¿pero sigue la campaña de alguna manera?

Lo más importante no son las elecciones ni la campaña, es la gente y su salud. Seguimos trabajando telemáticamente. Hablo con colaboradores, con el director de campaña y con los presidentes provinciales.

¿Cuándo prevé que serán las elecciones?

Es lo que menos me preocupa ahora. A Ortuzar le preocupa cuándo se juega la final de Copa, pero la gente no está para fútbol, ni para elecciones. La gente está para sobrevivir.

¿Qué le parecen las críticas al Ejército en esta situación?

Es terrible el menosprecio de los nacionalistas al Ejército, a la solidaridad, a la ayuda... Los militares hacen un trabajo arduo y han tenido que dormir en esterillas del aeropuerto. Y todo lo hacen por nosotros. Los vascos les estaremos eternamente agradecidos. Están en su casa y hay que hacerles un monumento. Quieren ayudar más, pero no les dejan.

Es momento de estar a la altura. ¿El nacionalismo lo está?

Para nada. El nacionalismo está a la altura de lo que ya sabíamos, de la insolidaridad y odio a España.

Mientras tanto, Joaquín y Alberto llevan más de 50 días enterrados en Zaldívar.

Es dramático y deplorable. El PNV lo quiere tapar con la pandemia. Y pero lo que está enterrando es el mito de su buena gestión.

¿Todo cambiará tras esta pandemia?

Por supuesto. Ya está cambiando. El mundo es otro Ayer veía al Papa en esa plaza del Vaticano, en esa soledad, dirigiéndose a los ciudadanos del mundo, y decíamos lo importante que son las personas. Lo más importantes son las personas y sus valores. Cada persona tenemos que sacar una lección de lo que está pasando en el mundo. Aquí no valen los provincialismos y localismos. Esto nos afecta a todos. Las personas aprenderemos de esta lección y sabremos salir adelante, porque nos necesitamos unos a otros. Lo más importante es confiar unos en otros.