España

Los presos del «procés» se desvinculan de Junqueras y adelantan que no se conforman con un segundo grado

Los presos del «procés» se desvinculan de Junqueras y adelantan que no se conforman con un segundo grado

Creen que se dan las condiciones para clasificarlos en tercer grado porque tienen posibilidad de trabajar y no reincidirían

Mientras los presos de ERC condenados por el Tribunal Supremo (Junqueras y Romeva) prevén que serán clasificados en segundo grado por parte de la Junta de Tratamiento y que no pasarán la Navidad en sus casas, los de JxCat muestran su confianza en que la Junta les clasifique directamente en tercer grado. Una vez más queda patente la fractura entre las dos formaciones independentistas.

Apenas unas horas después de que fuentes del equipo jurídico de ERC rebajaran sus pretensiones sobre la inminente clasificación penitenciaria de los internos, los abogados de Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez difundían un comunicado en el que aseguran que esta defensa «tiene el firme convencimiento de que la clasificación debería ser de tercer grado penitenciario», lo que apoyan en las circunstancias personales de los presos: «el entorno social que los acoge, la posibilidad de encontrar trabajo y el no haber actuado con violencia», algo, que a su juicio, ha quedado demostrado con el hecho de que el Tribunal Supremo (que descartó una violencia estructural, pero no que se dieran episodios concretos) no les condenara por rebelión. La inhabilitación, además, les impide volver a delinquir, señalan los letrados, que recuerdan que los líderes independentistas no tienen que afrontar ninguna responsabilidad civil subsidiaria.

Se desvinculan así de las «especulaciones que en el día de hoy dan por seguro una clasificación en segundo grado y que sugieren que esta defensa estaría de acuerdo». Los letrados recuerdan que la decisión final de la clasificación corresponde a la Secretaría de Medidas Penales del Departamento de Justicia y que lo que mañana miércoles elevarán es un informe que tendrá que ser ratificado.

«Esta defensa y mis clientes en las últimas semanas han mantenido un escrupuloso respeto hacia la labor de los profesionales de los centros penitenciarios que deben emitir los preceptivos informes. En este sentido, lamentamos las informaciones que pretenden justificar y normalizar la clasificación de los internos en segundo grado penitenciario», concluye.