España

Los 'Predator', drones militares de última generación, llegan a España para controlar las fronteras

Los 'Predator', drones militares de última generación, llegan a España para controlar las fronteras

Y llegaron. Se les esperaba como agua de mayo y a última hora de la tarde de este jueves aterrizaron en la base de Talavera la Real (Badajoz) los primeros drones de última generación encargados por el Ministerio de Defensa. Se les llama Predator B y están destinados a dar un giro sustancial en las labores de inteligencia y de seguridad integral.

Los nuevos drones de las Fuerzas Armadas tendrán una doble labor, civil y militar. Su utilización será dirigida por el Ejército del Aire, pero los Predator B tendrán también una intervención importante en misiones que son competencia del Ministerio del Interior. Por ejemplo, según explican fuentes militares, esta aeronaves no tripuladas participarán en las labores de vigilancia de fronteras, fundamentalmente en el área del Estrecho.

Los aparatos recibidos superarán con creces las capacitaciones de los que hasta ahora han estado utilizando en misiones de corta duración los militares españoles. Tienen incluso capacidad para ser armados, aunque inicialmente está previsto que sean utilizados sólo en misiones de inteligencia y vigilancia. Su función principal será, por tanto, captar imágenes sobre situaciones de riesgo que puedan ser analizadas en tiempo real.

El Predator B realizará misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento. A diferencia de los actuales drones de los que dispone el Ejército del Aire, más pequeños como el Raven o el Wasp, este nuevo avión dirigido remotamente podrá operar vía satélite. En este sentido, incluye apoyo a misiones permanentes en territorio nacional, como el seguimiento estratégico en las áreas de interés de inteligencia, vigilancia y seguridad marítima o defensa y operaciones aéreas. Por sus características, el sistema podrá realizar también misiones de evaluación táctica de daños, designación de blancos y apoyo a misiones de rescate de personal.

Adquiridos al estadounidense GA-ASI

Está previsto que los drones puedan ser utilizados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado mediante la observación de situaciones como crisis humanitarias, vigilancia y control de fronteras, prevención de incendios, lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, y otras donde se aconseje su utilización.

La adquisición de este nuevo sistema de armas fue aprobada por el Consejo de Ministros en noviembre de 2015 por un importe de 158 millones de euros -cuatro aviones y dos estaciones de control remoto móviles para pilotarlos-. La cuantía total debe ser abonada al fabricante estadounidense General Atomics Aeronautical Systems Inc. (GA-ASI) antes del 31 de enero. La llegada de estos nuevos aparatos se había visto retrasada ya en dos ocasiones por problemas del proveedor.

Los Predator están siendo ya utilizados por las fuerzas aéreas de Estados Unidos, Reino Unido, Italia o Francia. El modelo adquirido por España tiene una autonomía de más de 27 horas, puede operar a una altura máxima de 50.000 pies (15.240 metros) y tiene una capacidad de carga útil de 1.746 kilos.

Con todo, su flexibilidad operativa es enorme, en parte porque no excede de los 20 metros de envergadura y 11 de longitud. Tiene capacidad para operar durante más de 24 horas seguidas y transmitir la información en tiempo real.