España

Los escándalos sexuales dentro del independentismo catalán

Los escándalos sexuales dentro del independentismo catalán

En el último año se han producido cuatro dimisiones de miembros de ERC, JpC y CUP

El independentismo catalán se encuentra en sus horas bajas. Al fraccionamiento en ya incontables partidos y el desgaste del discurso peleón y combativo contra el Estado se le suma ahora un fantasma que lleva meses planeando sobre sus cabezas: las acusaciones de abusos sexuales que ha salpicado ya a varios políticos con cargos públicos.

Dirigentes de la CUP, Esquerra Republicana y Junts per Catalunya han dimitido o han sido apartados en los últimos meses por acusaciones de esta índole. El último ha sido el hasta ahora portavoz de JpC en el Parlament de Cataluña, Eduard Pujol, que dejó su acta de diputado ayer mismo después de que su partido le diera de baja por presunto «acoso sexual». Lo que en un principio se debía a «asuntos personales» fue aclarado más tarde por la portavoz del partido de Puigdemont, Elsa Artadi, que indicó que la suspensión cautelar de militancia de Pujol se debía a «una conducta que podría ser considerada acoso sexual», sin aclarar más datos sobre el caso.

Este hecho acontece unos meses después de que el exconseller Alfred Bosch, de ERC, dimitiera de su puesto en el Govern tras haber «conocido, tolerado e intentado encubrir» a su jefe de Gabinete, Carles Garcias, cuando fue señalado como autor de varios capítulos de acoso sexual a trabajadoras de la consejería. A pesar de que, desde un primer momento, Bosch argumentase que no conocía dichas prácticas de su «número dos», una investigación interna del Govern afirmaba más tarde que sí estaba al tanto y que no hizo nada para evitarlo.

La CUP, tercera pata del aparato independendentista catalán, tampoco se libra de escándalos sexuales. El partido ultraizquierdista acumula dos dimisiones de cargos públicos en un tiempo reciente por sendas acusaciones de acoso. El primero de ellos fue el exdiputado y exdirigente de la organización, Quim Arrufat, que abandonó el partido en 2019 tras dos denuncias internas por abusos sexuales, una de ellas por agresión. Ambos episodios fueron gestionados internamente por la CUP pero, al trascender la noticia, se vieron obligados a confirmar los hechos, una vez Arrufat había ya dimitido.

Eudald Calvo, exalcalde de Argentona (Barcelona), también dejó su puesto después de admitir que abusó sexualmente de una amiga de su pareja sentimental y reconocer «actitudes machistas y sexistas». Su dimisión, sin embargo, no hizo cesar los comentarios de otras chicas que también confesaron haber sido víctimas de Calvo y de otros miembros del partido antisistema.

Ver los comentarios