España

Llega a la Asamblea la nueva Ley de Suelo, que suprime las licencias

Llega a la Asamblea la nueva Ley de Suelo, que suprime las licencias

Agiliza los trámites y liberaliza el suelo, para fomentar la actividad urbanística

La Asamblea de Madrid votará hoy la modificación de la Ley de Suelo, que se verá por lectura única –sin enmiendas– y, si se aprueba, será la primera ley que aprueba en esta legislatura. La norma flexibiliza la actividad urbanística, en un intento por animar este sector en plena crisis de la pandemia: suprime las licencias, elimina trámites, liberaliza el suelo y facilita los cambios de usos. Vox ya anunció su intención de apoyarla, por lo que sus votos, unidos a los de PP y Cs, probablemente permitirán que salga adelante.

Este proyecto de ley fue aprobado por el consejo de Gobierno regional el 29 de julio. Entre sus principales medidas, están las de suprimir la mayor parte de las licencias –excepto las estatales–, sustituyéndolas por declaraciones responsables. Además, para impulsar la actividad urbanística –que es la meta de esta nueva norma–, se va a liberalizar el sector, reduciendo los tiempos de tramitación y eliminando trámites burocráticos innecesarios también.

De hecho, este cambio legal está incluido en el Plan de Reactivación de la Comunidad de Madrid. Sus efectos lo notarán los ayuntamientos de la región, en ahorro de tiempo y dinero: según el Gobierno regional, el plazo medio de adjudicación de licencias se encuentra entre doce y dieciocho meses, y la demora en concesión de licencias supone unas pérdidas particulares de 200 millones de euros.

Más competitivos

Con la nueva norma, defienden desde el Gobierno, se conseguirá mayor competitividad, al igualarse con otros países que cuentan con plazos de tramitación más reducidos para la actividad urbanística.

La consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín, defendía la norma tras ser aprobada por el consejo de Gobierno señalando que «es momento de generar confianza y hacer funcionar a las empresas en libertad».

En el nuevo texto, desaparecerán las licencias de obras menores, que tienen que resolver los departamentos técnicos de los ayuntamientos, y que «ocasiona a los particulares una pérdida de tiempo a la hora de realizar una obra de menor peso», como la reforma de una instalación eléctrica o el cambio de puertas y ventanas.

Un ejemplo: una comunidad de vecinos que quiera instalar una rampa de acceso para personas con discapacidad lo podría hacer, tras la aprobación de esta ley, simplemente mediante una declaración responsable, sin necesidad de pedir licencia. Esto supondrá un ahorro de entre dos y tres meses de trámites, señalan.

La reforma de la Ley de Suelo se lleva a cabo con vocación de «responder a las necesidades el mercado». También para eliminar la discrecionalidad y dar certeza jurídica a los propietarios, ya que la ley en vigor ahora «no se ha adecuado a la ley estatal» y por eso es tan importante que «no haya diferentes interpretaciones», explicaba a ABC la consejera Martín.

Polémica por la votación

La votación de la ley llega acompañada de una polémica, porque el grupo parlamentario de Más Madrid pidió que votaran la misma no los 70 diputados que están asistiendo a los plenos –una representación proporcional del total, para mantener la distancia social en el hemiciclo–, sino todos.

La Mesa de la Asamblea estudió tal posibilidad y se planteó como opción una votación telemática, por el dispositivo digital Zoom, para que los 62 que no entran en el pleno votaran antes por ese procedimiento. En este caso, Unidas Podemos y Más Madrid se opusieron, y PSOE tenía dudas sobre la fórmula. De ahí que se optara en la mayoría de la Mesa por mantener el voto de los 70 diputados que asistan al pleno. MM ha amenazado con llevar el asunto al Tribunal Constitucional por «vulneración de derechos fundamentales».

Ver los comentarios