España

Las universidades madrileñas mantienen los exámenes presenciales de final de curso pero activan un 'plan b'

Las universidades madrileñas mantienen los exámenes presenciales de final de curso pero activan un 'plan b'

Las universidades de la Comunidad de Madrid mantienen la convocatoria de exámenes presenciales de final de curso a la espera de que la situación de alarma decretada por el coronavirus cambie. No obstante, los seis centros de estudios superiores públicos y los siete privados han llegado a un acuerdo con el Gobierno regional sobre las alternativas que se aplicarían en el caso de que la concentración de alumnos en un aula en junio o incluso en julio no fuera posible por motivos sanitarios.

Entre ellas está su sustitución por pruebas on line con tiempo cronometrado. En este caso habría tres modalidades: preguntas cortas aleatorias en las que el alumno debe razonar la respuesta; batería de preguntas tipo test multiple choice; y una parte tipo test y otra de redacción, con una contraseña para entrar y sin posibilidad de ir hacia atrás una vez iniciada cada parte.

Además, se plantea la realización de exámenes orales a distancia con interacción directa entre el docente y el estudiante. "Se realizarán mediante conferencia articulando sistema de grabación y custodia", precisa el acuerdo de medidas extraordinarias suscrito para la finalización del curso académico 2019-2020 ante la situación excepcional provocada por el Covid-19.

Por último, se abre la posibilidad de aplicar una evaluación continua en la que se podrían tener en cuenta la suma de actividades y proyectos realizados o, "en función de las características de la asignatura", añadir una prueba final específica como cuestionarios, casos prácticos o informes. Para asegurar su fiabilidad la instrucción aquí es que el proceso se complemente con una entrevista a cámara abierta entre el profesor y el alumno "debidamente identificado" en la que se compruebe que sus respuestas y argumentación coinciden con el trabajo presentado.

El consejero de Universidades, Eduardo Sicilia, ha destacado que este acuerdo permitirá calificar a los estudiantes de "una forma justa" teniendo en cuenta "la situación de excepcionalidad". "Podemos darnos por satisfechos de haber conseguido un mecanismo que permite contemplar todas las situaciones posibles", ha expresado.

Al inicio de la crisis del coronavirus las universidades madrileñas ya acordaron retrasar 15 días su calendario lectivo. Posteriormente se decidió también aplazar un mes la Evaluación para el Acceso a la Universidad (EvAU), que en principio ha quedado fijada para los días 6, 7 y 8 de julio en convocatoria ordinaria y 8, 9 y 10 de septiembre en la extraordinaria.

Ahora se ha establecido también que, con independencia de la evolución de la pandemia, no se retomarán las clases presenciales este curso. Sólo habría excepciones si el sistema de alarma lo permitiera en las asignaturas de laboratorio, los rotatorios clínicos y las prácticas externas reguladas, aunque también se plantea darlas por realizadas si el alumno ha cursado entre el 60% y el 80% -según el caso- del programa.

No habrá más clases en el aula

Además, se contempla la posibilidad de que a los universitarios que se hayan presentado como voluntarios o hayan sido contratados para dar apoyo ante la escasez de personal sanitario ante el coronavirus se les convalide ese trabajo como práctica universitaria "siempre que se puedan dar por cubiertas las competencias" de la misma. En el caso de titulaciones relacionadas con profesiones de "especial relevancia para la mejora de la situación de estado de alarma", como las de salud o Psicología, cada hora o crédito desarrollado durante la crisis se considerará como doble "para reconocer así a extraordinaria labor social que ha supuesto la práctica profesional realizada".

En el caso de los alumnos que se encontraban de Erasmus o en algún otro programa internacional cuando estalló la crisis del coronavirus se les podrá evaluar si han cursado al menos el 75% de los créditos u horas lectivas programados en la universidad de destino, ya sea de manera presencial o remota. En los trabajos de fin de grado y de fin de máster y en las tesis doctorales se permitirá la defensa a distancia.