España

Las amistades peligrosas de «la Tata», la reina del alunizaje

Las amistades peligrosas de «la Tata», la reina del alunizaje

Fue pareja sentimental de dos buscados butroneros, Jonathan Moñiz Alcaide, apodado «el Piojo», e Iván Bocero Vega

Nada se pareció el final de la reina del alunizaje a los violentos enfrentamientos policiales de los que, hasta hace unas semanas, siempre salió indemne. Tras dos años en paradero desconocido, sorteando a las Fuerzas de Seguridad, Jetzabel Herrero Pernía, apodada «la Tata» fue capturada, el pasado 6 de febrero, en el centro comercial de La Gavia, mientras disfrutaba de una comida con su pareja y uno de sus hijos, por unos agentes que patrullaban el lugar en busca de carteristas.

Tal era la pericia de esta española de 33 años para reventar escaparates y huir con el botín que llegó a ser una de las mujeres más buscadas de Madrid, «responsable de numerosos robos con fuerza en establecimientos y robos con violencia, así como enfrentamientos armados contra la Policía», explican fuentes policiales. Con una lista de 40 detenciones a sus espaldas, pesaban sobre ella hasta seis órdenes de detención y personación en los juzgados, y una séptima de ingreso en prisión.

«Me encanta lo prohibido, me gusta el peligro», se define Jetzabel en su muro de Facebook. También dice ser una aficionada a las películas románticas —«Titanic» y «A tres metros sobre el cielo», entre otras— y a la adrenalítica saga de «Fast and Furious», perfecto símil de lo que en su día fue su modo de vida. Aprendió (o aprendieron de ella) junto a los mejores: fue pareja sentimental de Jonathan Moñiz Alcaide, apodado «el Piojo», e Iván Bocero Vega, dos peligrosos criminales, ahora entre rejas. El destino de «la Tata» ha sido el mismo.

Amantes peligrosos

La banda de «el Piojo», alunicero y butronero de 35 años, cayó en abril del año pasado. Jonathan, experto al volante, ya había sido detenido por la Guardia Civil en 2012, tras cometer una cincuentena de robos, y fue arrestado de nuevo un año más tarde, junto a once butroneros. Desde hace once meses duerme en la cárcel de Ocaña I, acusado de 26 delitos (junto a otros tres delincuentes); entre ellos, uno de homicidio en grado de tentativa, otro de atentado contra agentes de la autoridades, dos de lesiones y otros dos de robo con violencia e intimidación. Su hermano, Cruz Moñiz, de 38 años, también está en prisión por asaltar locales comerciales vestido de policía.

Jonathan Moñiz Alcaide, alias «el Piojo», en 2013 - ABC

El otro amante, relacionado con las actividades delictivas del primero, apenas tiene 25 años y un historial de 29 detenciones. Iván Bocero Vega está en prisión por apuñalar seis veces a un policía fuera de servicio en un bar de copas, el pasado mayo. Además, ambos tienen lazos con algunos de los butroneros más buscados del panorama nacional, como Fernando Miguel Barrantes y el fallecido Niño Sáez.

Al margen de su vida criminal, «la Tata» trabajaba en el mundo de la noche. Era relaciones públicas de varias discotecas, como las conocidas Garamond y Shoko. Aunque frecuentaba más las salas Bash, Stella y Reinabruja, en el entorno de la Puerta del Sol, como demuestran las imágenes de su red social.

«La Tata» posa en una discoteca, en una imagen de 2013

Mucho antes de llegar a ser una conocida alunicera, Jetzabel estudió en el colegio Juan de Villanueva de Orcasitas. Hoy es madre de dos niños y una niña, de dos parejas distintas. Dos años después de perderle la pista, y pese a que ha cambiado de aspecto —asidua al gimnasio y al quirófano—, los agentes del Grupo Operativo de Respuesta (GOR) de la Sección de Seguridad Ciudadana del distrito de Villa de Vallecas la reconocieron. Intentó darse a la fuga, sin éxito. Está presa en la cárcel de Alcalá-Meco.