España

La renovación del CGPJ, a la espera de que Sánchez retire su reforma

La renovación del CGPJ, a la espera de que Sánchez retire su reforma

El PP se muestra dispuesto a elegir «en días» a los nuevos vocales si el Gobierno acepta sus condiciones

Las conversaciones entre el Gobierno y el Partido Popular para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) siguen estancadas a la espera de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ordene al Grupo Socialista y a Unidas Podemos retirar la proposición de ley de reforma del órgano de gobierno de los jueces.

Así lo señalan a ABC fuentes populares, que aseguran que todavía no han recibido respuesta a las dos condiciones que el líder de los populares, Pablo Casado, ha puesto para sentarse a hablar: que Podemos no esté en las negociaciones ni tenga representantes en el CGPJ y que Sánchez retire la reforma que pretende reducir de tres quintos a mayoría absoluta la elección de los doce vocales jueces que integran el órgano encargado de nombrar a la cúpula judicial del país.

Durante el debate de la moción de censura, el presidente del Gobierno sorprendió en el Pleno con la «oferta» a Casado de paralizar la polémica reforma si retomaba las negociaciones. Lo cierto es que lo hacía después de haber recibido críticas y duras advertencias dentro y fuera de España, las últimas por parte de organismos internacionales como el Consejo Europeo o el Grupo de Estados contra la Corrupción (Greco), que alertaron del riesgo que corría la separación de poderes si los políticos participaban en la elección de los jueces. Apenas unas horas antes de la segunda jornada del debate, el comisario de Justicia de la UE, Didier Reynders, había expresado su preocupación por esta circunstancia a la ministra de Exteriores, Arancha González Laya.

Fuentes populares creen que con la rebaja de las mayorías se ha visto quien quería controlar el CGPJ

Para el PP la paralización de esta reforma no es suficiente y no tiene intención de sentarse a negociar hasta que se retire. Fuentes próximas al partido consideran que más que parar el reloj, el reloj tendría que empezar de cero y se niegan a que la amenaza de reactivar esa proposición de ley sobrevuele cualquier negociación que puedan entablar los encargados de hacer posible ese acuerdo para la renovación del órgano de gobierno de los jueces y del Tribunal Constitucional: Enrique López y el ministro Juan Carlos Campo. Aseguran que no aceptan chantajes.

La autoafirmación del liderazgo de Casado tras su intervención en la moción de censura de la semana pasada y el rechazo de Europa a la politización del Poder Judicial español han situado al PP en una situación más fuerte. Antes de que el Gobierno impulsara esta modificación legal se estaba dando la imagen de que el PP estaba bloqueando la situación por su interés en mantener la composición del Consejo actual. Sin embargo, si algo han demostrado los planes de Sánchez es que «quien verdaderamente quiere controlar el Consejo es el Ejecutivo», señalan las fuentes citadas, y en este sentido ha quedado en evidencia dentro y fuera de España.

En el PP no ven difícil que la negociación pueda entablarse. «Está en manos del Gobierno», dicen, y sostienen que una vez que arranque no tiene por qué demorarse en el tiempo. Puede cerrarse «en días». Ya es solo sentarse a hablar y escoger a los mejores. Porque si algo no va a aceptar el PP, dicen, es que accedan al Consejo vocales con un perfil tan político como el de Victoria Rosell o el de José Ricardo de Prada, el juez del caso Gürtel cuyo nombre fue propuesto para el CGPJ apenas unos meses después de redactar los párrafos de la sentencia que aludían a la caja B del PP. Fue en diciembre de 2018 y el lugar de Campo lo ocupaba entonces la hoy fiscal general, Dolores Delgado.

En el PP se asume que en este momento no es posible contar con los apoyos necesarios para sacar adelante la contrarreforma que Casado presentó el martes (que sean los jueces los que elijan a sus representantes) pero al menos quieren que se cumpla la parte que descarta perfiles políticos para el CGPJ.

Ver los comentarios