España

La Policía, a la caza de manuales okupas en redes sociales y webs

La Policía, a la caza de manuales okupas en redes sociales y webs

Los agentes tendrán que elaborar un «censo dinámico» de viviendas tomadas

Hacer una lista de casas útiles, asegurarse de que está vacía, ver si hay publicidad, marcar la puerta, cambiar cerraduras... Son consejos recogidos en cualquier manual de okupación, algunos auténticos tratados sobre cómo apropiarse de la propiedad ajena. Basta con recorrer algunas webs y las redes sociales para obtener recetas «útiles». Para atajar el problema, este será uno de los frentes a los que se dedicarán también las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a través de sus planes operativos: vigilar con mayor intensidad redes sociales e internet para detectar esas webs que difundan los manuales.

En ellos se informa no sólo de cómo entrar, sino también de como reaccionar ante la llegada de la Policía o cómo defenderse jurídicamente. El objetivo es descubrir cuáles son los modus operandi más frecuentes para llevar a cabo estos delitos, ya sean allanamientos o usurpaciones. La medida se recoge en el protocolo de actuación para los cuerpos policiales ante la okupación ilegal de inmuebles del Ministerio del Interior, complementario de la instrucción dictada por la Fiscalía General del Estado. El protocolo deja claro que estas propuestas iniciales se desarrollarán en planes operativos concretos. Fuentes de Interior admiten que se había minimizado un problema que trae de cabeza no solo a miles de propietarios afectados, sino a barrios y pueblos enteros que sufren los delitos derivados de okupaciones «profesionalizadas».

Los planes se desarrollarán en los ámbitos territoriales competencia de cada Cuerpo, pero ya hay unas directrices concretas, como la citada. Policías y Guardias Civiles tendrán que obtener información y actualizarla permanentemente basada en las denuncias que reciban para crear un «censo dinámico» de las viviendas okupadas.

Más allá de esas denuncias, el censo tendrá que completarse con datos de registros y bases de datos públicas y sumar los que obtengan de sectores afectados. El fin, elaborar un «mapa» lo más fiel posible que refleje las zonas más afectadas o las que sean más apetecibles para las mafias de la «okupación» por la cantidad de inmuebles vacíos, en construcción, etc. Se pide además que se contacte y colabore con asociaciones de vecinos, administradores de fincas, promotoras, bancos con grandes bolsas de viviendas y compañías eléctricas. Están previstas también campañas informativas para que los dueños de inmuebles susceptibles de ser okupados tomen medidas disuasorias y no den información a los delincuentes.

Ver los comentarios