España

La 'izquierda rupturista' se reagrupa en Galicia

La 'izquierda rupturista' se reagrupa en Galicia

Los partidos de la conocida como izquierda rupturista en Galicia ultiman los detalles de un acuerdo que permite reagrupar a buena parte de las fuerzas de ese espectro político en este comunidad autónoma de cara a las elecciones autonómicas del próximo 5 de abril.

La unión total no será posible en los mismos términos en los que se presentaron a los comicios de 2016, cuando la extinta En Marea logró 14 diputados y convertirse en el grupo más fuerte de la oposición en el Parlamento gallego, pero sí una aproximación en la que Podemos, Anova, Esquerda Unida (EU) y las mareas urbanas confluyen bajo unas mismas siglas.

Se descolgaron las mareas municipalitas más pequeñas, que todavía buscan su hueco tras la decisión de su líder, Luis Villares, de dejar la política.

En la medianoche de este jueves terminó el plazo para presentar coaliciones y, a contrarreloj, cerraron un acuerdo que, salvo sorpresas, se denominará Galicia En Común y tendrá como cabeza de cartel y candidato presidenciable a Antón Gómez-Reino, alias Tone, actual líder de Podemos en Galicia y diputado de En Común en el Congreso.

Las negociaciones llevaban enquistadas semanas, pero se precipitaron tras la decisión del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de adelantar la cita electoral para hacerla coincidir con los comicios vascas. Pese a las reticencias iniciales de los cinco actores implicados -Podemos, Esquerda Unida, Anova, Marea Atlántica de A Coruña y Compostela Aberta-, el lunes empezó a desatascarse.

Una reunión decisiva

Resultó clave una conversación entre Gómez-Reino como líder de la formación morada y Martiño Noriega, ex alcalde de Santiago y la persona a la que Anova encargó las negociaciones.

El cabeza de cartel, el nombre de la coalición y la configuración de las listas eran los escollos, pero a medida que avanzó la semana fueron salvándose hasta que in extremis se impuso la premisa de que es más lo que les une que lo que les separa.

La decisión generosa de Martiño Noriega, a quien muchos veían como candidato, de echarse a un lado, allanó el camino. Las buenas relaciones personales entre el propio Noriega, Gómez-Reino y Xulio Ferreiro -líder de Marea Atlántia y ex alcalde coruñés- ayudaron a encaminarlo.

Cada bloque logró su parcela y consideran que hay un reparto igualitario de puestos en las listas que no se han facilitado, pero todo apunta a que estarían encabezadas por Gómez-Reino de Podemos en La Coruña; Eva Solla, líder de EU, en Pontevedra; y Noa Presas, de Anova, en Orense.

En las negociaciones fueron claves las participaciones del líder de Podemos, Pablo Iglesias; la diputada de En Común y ministra de Trabajo, Yolanda Diaz; y el histórico político nacionalista Xosé Manuel Beiras.

La retirada de 'las mareas'

El Consejo de las Mareas, que representa a varias decenas de mareas de pequeños municipios, acordó que En Marea no se presentará a las elecciones autonómicas al no haberse formado una coalición amplia de fuerzas progresistas y soberanistas gallegas y "asumiendo la responsabilidad de no contribuir a aumentar la fragmentación de la izquierda en Galicia" .

El Consejo de las Mareas, máximo órgano de gobierno entre plenarios de En Marea, anunció la decisión pasadas las 22.00 horas de este viernes tras una reunión extraordinaria y lamentó la "falta de responsabilidad de la izquierda en Galicia", al tiempo que recordó que los pactos de coalición que se conocieron en las últimas horas recuerdan lo vivido durante los últimos cuatro años, "preocupación por los puestos, pero no por el país".

Además, destacó que la situación de Galicia "precisa de ejercicios de responsabilidad" que, en ocasiones, "vayan en contra de los intereses directos de las formaciones que se presentan".

Para En Marea, resulta "lamentable" que el arco progresista y soberanista gallego no fuera capaz de ponerse de acuerdo en articular una fórmula que había ilusionado a Galicia y había hecho real una opción de cambio en el gobierno de la Xunta.

El Consejo de las Mareas valoró la situación de los últimos días en la política gallega como muy ilustrativa de la situación: partidos de izquierda negociando puestos en listas en lugar de negociar programas de gobierno. Para esta formación, "ésta no es la manera de hacer política en ningún caso, pero mucho menos en la situación actual del país".