España

La Fiscalía del Supremo estudiará si hay indicios de odio en las palabras de Monasterio sobre los menas

La Fiscalía del Supremo estudiará si hay indicios de odio en las palabras de Monasterio sobre los menas

El caso tiene que ver con una visita de la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, en noviembre pasado, a las puertas de un centro de menores en el barrio sevillano de la Macarena para protestar contra la inmigración ilegal

La Fiscalía de Sevilla enviará a la del Tribunal Supremo las diligencias de investigación contra la presidenta de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, por una denuncia presentada por Podemos Andalucía por un presunto delito de odio.

Fuentes del Ministerio Público han informado de que los fiscales de Sevilla ya han comunicado a la Secretaría Técnica que enviará el caso a la Fiscalía del Tribunal Supremo.

El caso tiene que ver con una visita de Monasterio, en noviembre pasado, a las puertas de un centro de menores en el barrio sevillano de la Macarena para protestar contra la inmigración ilegal, donde defendió la seguridad de los ciudadanos "sin temor a ser atracado o asaltado por una manada de menas" (menores extranjeros no acompañados).

El Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid establece que, en caso de flagrante delito, correspondería decidir al Tribunal Supremo sobre la supuesta responsabilidad penal de un miembro de la Asamblea siempre y cuando éste se haya cometido fuera de la región.

La coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, llevó ante la Fiscalía a Monasterio por un posible delito de incitación al odio supuestamente cometido en el acto electoral organizado el 4 de noviembre frente a dicho centro de menores inmigrantes.

Las representantes de Vox utilizaron la convocatoria para protestar en plena campaña electoral contra la inmigración ilegal y para defender la seguridad de todos los barrios.

Aquel acto electoral, al que también acudieron la diputada Reyes Romero y el líder de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, provocó numerosas críticas entre los partidos, que lo tildaron de "provocación" e "incitación al odio".

El partido de teresa Rodríguez dice en su denuncia que la exposición pública del lugar en el que están alojados los menores suponía "un perjuicio grave a su tratamiento social" y promovía el rechazo del entorno en el que se sitúan.

La convocatoria del acto también suscitó la reacción del Gobierno andaluz de PP y Cs -que cuenta con el respaldo de Vox-, a través de la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz (Cs), quien advirtió de que "no todo vale en campaña electoral" y de que es "inmoral" utilizar a menores que intentan "construir un proyecto de vida en Andalucía".

La consejera cuestionó el acto porque la comisión parlamentaria de la Infancia estuvo visitando ese centro junto al grupo parlamentario de Vox "y vieron cómo vivían y qué hacían" los menores, quienes están "perfectamente integrados en el barrio", según Ruiz.