España

La dulzura de la perversión

La dulzura de la perversión

La ministra Celaá estudió en el Sagrado Corazón y llevó a sus hijas a las irlandesas, un buen colegio, lo digo con conocimiento de causa, mi nieta va allí. Toca en este punto destacar la coherencia de Isabel, que se repite en muchos de sus correligionarios. Ellos son responsables del caos de la enseñanza pública. ¿Cómo no entender que sean clientes de la privada, o, al menos de la concertada? Isabel Celaá brilló entre sus homólogas el viernes al decir que «no podemos pensar de ninguna de las man

Para seguir leyendo, hazte Premium

¿Ya eres Premium? Inicia sesión

Mensual

Oferta de lanzamiento

1€

primer mes

después 7,99 €

Descubre qué es Premium

Cancela cuando quieras

Consulta los términos y condiciones del servicio