España

La acusada de matar a su exnovio la noche de San Valentín le apuñaló el corazón

La acusada de matar a su exnovio la noche de San Valentín le apuñaló el corazón

Se lo atravesó de una cuchillada, según la autopsia, que no ha hallado heridas defensivas en el cadáver del joven, vecino de Broto (Huesca)

La joven de 22 años detenida por matar a cuchilladas a su exnovio la noche de San Valentín le asestó una puñalada en el corazón, aunque no fue la única. El cadáver del joven presentaba varias heridas de arma blanca en la parte delantera de su cuerpo, una de ellas mortal de necesidad porque le atravesó el corazón.

Son algunos de los detalles de la autopsia que se han filtrado en la prensa regional y que también apuntan a que el cadáver del joven no presentaba heridas defensivas, las típicas que suelen producirse cuando alguien trata de frenar o evitar un ataque con arma blanca.

El informe de los forenses es clave en la investigación, ya que es fundamental para aclarar cómo se produjo el crimen y contrastarlo con la versión que la detenida sostiene desde el momento de su detención. Ella, que ha confesado el crimen, alega que actuó en defensa propia en el transcurso de una pelea que se desencadenó entre la joven y su exnovio, de 26 años.

También ha trascendido que las magulladuras que presentaba la joven cuando fue detenida eran de muy escasa entidad. Pero también este detalle deberá ser tenido en cuenta por los forenses, que deberán analizar cómo se produjeron esos golpes, de qué entidad fueron y si son compatibles con la versión dada por la joven de que actuó en defensa propia.

Los investigadores también han recuperado el arma con la que la detenida atacó mortalmente a su exnovio. Su análisis también arrojará datos de relevancia para recomponer la secuencia del crimen.

Daniela V. fue detenida el pasado sábado, horas después de que la Guardia Civil encontrara el cuerpo de su exnovio en la vivienda que la víctima tenía en Broto (Huesca), un turístico enclave del Pirineo aragonés de unos 500 habitantes. Él regentaba un conocido bar-restaurante en esta localidad, establecimiento en el que también había trabajado ella hasta que rompieron su relación. Pusieron fin a su noviazgo el verano del año pasado y, al parecer, ella empezó después una relación sentimental con otro joven.

Unos días antes del crimen, la expareja había mantenido una fuerte discusión en la calle. El viernes, día de San Valentín, quedaron y el encuentro resultó mortal. La familia de la joven denunció su desaparición y, durante la búsqueda, la Guardia Civil acudió a la vivienda de su exnovio y lo encontró muerto. La joven había huido y fue encontrada horas después a 30 kilómetros del lugar del crimen, en otra localidad del Pirineo horas después.