España

Jorge Fernández Díaz rechaza abandonar el PP para no parecer «culpable»

Jorge Fernández Díaz rechaza abandonar el PP para no parecer «culpable»

Sectores del partido piden al exministro del Interior que renuncie a su militancia

El escándalo de la operación Kitchen sigue pesando como una losa sobre el PP, aunque Génova se empeñe en marcar distancias con unos hechos que ocurrieron en otra época. Por mucho que la dirección nacional tardara no más de quince minutos en anunciar la apertura de un expediente informativo a Jorge Fernández Díaz, después de ser llamado a declarar como investigado ante el juez, o que Pablo Casado insistiera en que no le temblará el pulso a la hora de tomar decisiones si alguien tiene una conducta no ejemplar, la presión continúa. Sectores del PP ven necesario que el exministro del Interior renuncie cuanto antes a su militancia en el partido, para evitar más daños de los necesarios a las siglas. Pero Jorge Fernández Díaz no tiene ninguna intención de dejar de ser afiliado del PP, al menos por ahora, porque supondría reconocer su «culpabilidad» en el caso del supuesto espionaje policial a Bárcenas y aceptar la acusación, y no está dispuesto a ello, según confirmaron a ABC fuentes conocedoras del caso.

Las mismas fuentes comentaron que la opinión pública percibe la imputación como una presunción de culpabilidad, lo que consideran claramente «injusto». En ese sentido, añadieron, el exministro quiere evitar movimientos que puedan confirmar esa presunción, como sería abandonar el Partido Popular justo en este momento del proceso judicial. Su propósito es intentar defender su «inocencia» hasta el final, sin alimentar otras hipótesis.

En Génova, mientras tanto, están dispuestos a actuar con inmediatez y con contundencia, si se producen novedades que indiquen comportamientos como mínimo dudosos. El expediente informativo está previsto en los estatutos del partido para un caso como este. El siguiente paso sería el expediente disciplinario, que se abriría en caso de que se llegara al juicio oral. Si se alcanza este punto, se suspendería cautelarmente la militancia de los implicados, y no se resolvería hasta que hubiera sentencia firme o el caso fuera sobreseído.

Pablo Casado ha insistido en los últimos días en que quien la hace, la paga. Esa es su premisa, que piensa mantener a toda costa, «sea quien sea» el protagonista. Además, el líder del PP ha recordado que ya actuó en las elecciones de abril de 2019, cuando dejó fuera de las listas tanto a Jorge Fernández Díaz como al exsecretario de Estado Francisco Martínez, ante las dudas que despertaban las informaciones que ya se conocían sobre el espionaje a Bárcenas.

Sectores del PP, también dentro de la dirección nacional, consideran que sería relevante que Fernández Díaz renunciara a su militancia de forma voluntaria y cuanto antes, para salvaguardar a su partido. En el caso de Francisco Martínez, no es afiliado del PP. De hecho, para los populares supuso un alivio que el juez García Castellón no atendiera el informe de la Fiscalía, que pidió también la imputación de María Dolores de Cospedal, exsecretaria general del PP. Los populares sostienen que la investigación ha quedado circunscrita a las actuaciones de Interior.

Ver los comentarios