España

Infancia Libre: Prozac y psiquiatras para desescolarizar a sus hijos secuestrados

Infancia Libre: Prozac y psiquiatras para desescolarizar a sus hijos secuestrados

Las dos primeras madres detenidas utilizaron informes realizados «ad hoc» para acreditar ansiedad y medicar a los menores con antidepresivos

La trama del caso Infancia Libre es mucho más alambicada de lo que parecía. Tanto María Sevilla, la presidenta de la asociación que asesoraba a Podemos en asuntos de menores, como su amiga y compañera Patricia González, consiguieron que una serie de profesionales médicos prescribieran antidepresivos y relataran un cuadro clínico de estrés traumático para que sus hijos no siguieran acudiendo al colegio. Y así conseguir llevárselos consigo sin que sus padres ni la Policía les siguieran la pista.

Patricia González, madre de una niña de 10 años, se llevó del centro donde estudiaba a la cría en octubre de 2017, como ya informó este periódico. Se fue entonces con ella a Granada y el 16 de noviembre una psicóloga de esa ciudad, Amparon Martín Romeras, perteneciente al Servicio Andaluz de Salud, emitió un informe que mandó al colegio de la menor.

En él hace referencia a otro informe previo, del 30 de octubre de 2017, de la pediatra también granadina Narcisa Palomino Urda, en el que se habla de que tienen residencia en Madrid pero que de forma temporal se encuentran en Andalucía. Todo ello, a espaldas del padre, Daniel, que desconocía el paradero de su hija y sobre la cual gozaba de un amplio régimen de visitas.

Pesadillas, estrés y ansiedad

Ese informe habla de que la menor padece estrés, trastornos de ansiedad, temor, pesadillas y dificultad para la concentración, según ha podido comprobar este periódico. Señala un cuadro de reacción mixta de ansiedad y depresión, por lo que prescribe que continúe con el mismo tratamiento farmacológico impuesto por un psiquiatra. La situación estresante que rodea a la menor, dice Martín Romeras, ha producido un empeoramiento clínico, incompatible con el desempeño de sus tareas escolares. Patricia González se salía así con la suya y justificaba la desescolarización de su hija.

Ese psiquiatra del que se habla no es otro que Antonio Escudero Nafs, jefe de servicio del Hospital Puerta de Hierro, en Majadahonda. Llegó a firmas dos informes recetando Prozac, uno de ellos redactado por una residente.

María Sevilla y Patricia González acudieron juntas a Granada, compinchadas, supuestamente. También al hijo de Sevilla lo medicaron con el mismo antidepresivo, y también lo hizo Escudero Nafs; como también lo vieron la misma pediatra y la misma psicóloga. Recordemos que el hijo de la presidenta de Infancia Libre permaneció dos años recluido en una finca de Villar de Cañas (Cuenca), donde ni siquiera estaba escolarizado. En cuanto a Patricia González, en paradero desconodido durante dos años, se escondía con la niña en el pueblo madrileño de La Cabrera. Hasta que ambas fueron detenidas con apenas dos semanas de diferencia y acusadas del mismo delito: sustracción de menores. Están en libertad con cargos.

La tercera detenida, Ana María Bayo, está acusada de incumplir el régimen de visitas, pero sí tenía a su hija escolarizada, en Rivas Vaciamadrid.