España

Inés Arrimadas, dispuesta a votar a Pedro Sánchez si Pablo Casado se abstiene

Inés Arrimadas, dispuesta a votar a Pedro Sánchez si Pablo Casado se abstiene

Inés Arrimadas está dispuesta a votar a favor de la investidura de Pedro Sánchez si el PSOE, el PP y Ciudadanos cierran «un acuerdo de legislatura», no sólo de investidura para conseguir «un gobierno estable» y en minoría del PSOE. Así lo explicó ayer ella misma en conversación informal con los periodistas en la recepción del Día de la Constitución que se celebró en el Congreso. En esa ecuación, el PP debería abstenerse en la segunda votación de investidura para que los votos a favor fueran más que los votos en contra. PSOE y Cs sumarían 130 escaños, el PP y Unión del Pueblo Navarro, 91, y todos los demás, 129.

Arrimadas ha hablado en los últimos días y en varias ocasiones con el líder del PP, Pablo Casado, y le ha expuesto su propuesta. La dirección popular no se mueve del no a Sánchez. Pero fuentes conocedoras de esas conversaciones creen que, si fracasa el plan de Sánchez de pactar con Podemos con el apoyo de ERC, el PP podría cambiar de postura.

Oficialmente, en Génova aseguran que ellos no favorecerán la investidura por activa ni por pasiva. Esa es la posición «inamovible», hoy por hoy, aseguran. «Puerta abierta para defender la Constitución, pero no para apoyar este Gobierno», dijo Casado en conversación informal con los periodistas. «Que Sánchez lo intente con el Pacto del Abrazo» con Cs y, a la vez, «con Podemos». Para lograr el apoyo de ambos, el líder del PP cree que Sánchez tendría que gobernar en solitario. Y él le ofrece «estabilidad» y pactos de Estado. Por ejemplo, una reforma de la Ley Electoral, para dar una importante prima de diputados al ganador de las elecciones y frenar así la ingobernabilidad.

Entonces, ¿no hay posibilidades de que el PP se preste a un pacto constitucionalista? Según Casado, ninguna: «Considero que no estoy en el no es no, porque he dejado puertas abiertas, pero no me puedo abstener, porque yo soy la alternativa. Si hiciera un acuerdo con Pedro Sánchez, estaría alargando la agonía», atajó.

Génova plantea una reforma de la Ley Electoral para primar al ganador

La portavoz de Cs se reunirá próximamente con el secretario general del PSOE. Los gabinetes de ambos partidos están hablando y el encuentro podría ser la próxima semana. En la cita, Arrimadas planteará a Sánchez lo que lleva días proponiendo en público: que rompa su acuerdo con Podemos, deje de negociar con Esquerra Republicana e intente «un acuerdo constitucionalista, de centro y moderado» al que, considera, el PP no podría negar su apoyo.

Ayer mismo, Casado y Arrimadas hablaron animadamente durante varios minutos en un rincón del Salón de los Pasos Perdidos del Congreso. Fuentes próximas a ambos negaron que hubieran estado valorando las posibilidades de un acuerdo de legislatura con el PSOE, pero este asunto sí ha centrado las conversaciones entre ambos de los últimos días.

En el entorno de Arrimadas aseguran que Casado podría virar en el último momento para evitar que España dependa de «populistas e independentistas» y sumarse a esta oferta de Cs. El PP y el PSOE suman 209 escaños, con lo que el apoyo de Cs (10 diputados) no sería necesario. Sin embargo, la formación liberal quiere hacer de puente y hacer así posible un pacto de centro y moderado que no dependa por primera vez en la historia de los nacionalistas.

«Seguimos insistiendo en ese acuerdo a tres», sintetizó Arrimadas.