España

Igor el Ruso: asocial y narcisista, actuará si vuelve a tener oportunidad

Igor el Ruso: asocial y narcisista, actuará si vuelve a tener oportunidad

Afirma ser muy religioso y lee la Biblia durante cuatro horas cada día

Los forenses no tienen duda: Igor el Ruso es un psicópata de carácter «asocial y narcisista», totalmente responsable de lo que hizo y «muy peligroso». No sólo eso. Según los informes que obran en el sumario, «se puede pronosticar que actuará para evadirse de la acción de la justicia de modo calculador, asumiendo riesgos y empleando toda la violencia instrumental necesaria, cuando tenga la mínima oportunidad de evadirse. Es paciente, esperará el tiempo necesario».

En otras palabras: este individuo es un «monstruo», incapaz de sentir la menor empatía por sus víctimas y que además no actúa de modo impulsivo, sino después de calcular los riesgos que corre.

En los asesinatos su conducta fue «reflexiva, organizada y decidida»; «no obedeció a un mecanismo de defensa, sino que tomó la iniciativa de atacar él primero, ya que sabía que era buscado por sus hechos violentos». Es decir; actuó exactamente igual que meses antes en Italia, con sangre fría y aprovechándose de las debilidades de sus víctimas.

Los forenses, en sus informes, destacan algunas de las frases que Igor el Ruso pronunció durante las entrevistas a las que le sometieron: «Conozco la anatomía humana, sabía dónde disparaba»; «no estaba enfadado ni tenía rabia contra las personas», sino que hizo lo que hizo porque cuando se siente amenazado tiene que «barrer con todo. Debo sobrevivir».

Sobre su historia, poco ha trascendido. Es de origen serbio. No le gusta hablar de sí mismo, pero dice que tiene varios hermanos y un padre ausente; que ha sido «un solitario durante la infancia» y que estudió mecánica. También asegura que ha pasado cuatro años de vida militar en la que demostró ser «un buen tirador» y que ha llevado una vida nómada porque tenía «sangre de aventura» en las venas.

Eso sí; afirma ser muy religioso y lee la Biblia durante cuatro horas cada día. Pero por lo que se ve, no le cunde...