España

Igea recuerda al Gobierno que su demora en decretar el confinamiento de marzo «ya costó decenas de miles de vidas»

Igea recuerda al Gobierno que su demora en decretar el confinamiento de marzo «ya costó decenas de miles de vidas»

El vicepresidente de Castilla y León exige a Illa que «se ponga al lado de los ciudadanos» ante «la catástrofe humanitaria» del Covid

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha recordado al Gobierno que su demora en decretar el confinamiento de marzo «ya costó decenas de miles de vidas», como han mostrado estudios posteriores, por lo que no entiende su «cerrazón» a adelantar el toque de queda y dotar a las comunidades de nuevas herramientas jurídicas, como solicitaron diez autonomías ayer en el Consejo Interterritorial de Salud, al considerar que las medidas existentes son suficientes para superar esta ola. Igea ha insistido en que recordado también que ese retraso en la primera ola

El portavoz del Ejecutivo de Castilla y León ha insistido también en pedir al Gobierno que sea «responsable» y «se ponga al lado de los ciudadanos» ante la «catástrofe humanitaria» del Covid. Asimismo, se ha dirigido al ministro Salvador Illa y en parecidos términos le ha pedido que «se ponga en la piel de nuestro personal sanitario, que durante horas y horas metidos en epis están viendo como decenas y decenas de personas abarrotan los servicios de urgencias peleando por su vida».

El dirigente regional ha insistido en que desde la Junta «no tenemos una guerra política con nadie. Sólo tenemos una guerra con el virus» y la «rebelión ciudadana» a la que ha llamado no tiene otro fin que luchar contra el Covid: «Pocas batallas sociales ha habido tan importantes en la historia de este país. Lo que pedidos a los ciudadanos es pelear por los suyos». Y para ello, ha recordado, que la mejor vía es «quedarse en casa y no tener reuniones sociales en los domicilios». «Es esta nuestra llamada a la revuelta ciudadano. No es una revuelta política».

Incidencia desbocada

Igea ha defendido que no tiene sentido cerrar más sectores de actividad económica, sino adoptar medidas para limitar todo lo posible el contacto social. Ha recordado el vicepresidente que Castilla y León se encuentra en una «incidencia absolutamente desbocada» y que no ha tomado medidas «porque sí, sino porque detrás de los casi 3.000 contagios que hoy comunicamos probablemente el 10 por ciento acabará ingresado», ha advertido, destacando, además que «nuestros hospitales se encuentran en una situación muy crítica y empezamos a no poder tratar el resto de enfermedades que también producen mortalidad».

«No estamos en una pelea política. No estamos contra el Gobierno. Estamos en una pelea por la salud», ha repetido por enésima vez el vicepresidente Igea, insistiendo en que las medidas adoptadas tienen «un sistento epidemiológico y científico». «No acabamos de entender el por qué de esta cerrazón» del Gobierno «que no se basa en ningún criterio epidemiológico que se nos haya explicado», recordando la postura de ayer del ministro de negarse a revisar el adelantamiento del toque de queda. «Lo que le propusimos Castilla y León y otras diez comunidades es lo que han hecho países de nuestro entorno como Inglaterra, Alemania y Portugal, con un conocimiento científico suficiente como para preguntarse si lo extravagante no será lo que hace este país».

Ver los comentarios