España

Hoy se celebra el funeral por el profesor asesinado de una paliza en Oviedo

Hoy se celebra el funeral por el profesor asesinado de una paliza en Oviedo

Los tres jóvenes acusados, de entre 18 y 23 años, pasarán hoy a disposición judical

El funeral por el profesor de 33 años que falleció el pasado lunes en el Hospital Universitario Central de Asturias, donde ingresó tras haber recibido una paliza en una fiesta, tendrá lugar hoy a las 17.00 horas en la iglesia de San Pedro de Cudillero. La capilla ardiente se instaló ayer en una de las salas del tanatorio local. Familiares y amigos recordaban que «siempre tenía una sonrisa en la boca» y añadían que «Nadie merece que le pase algo así, pero él mucho menos».

Ayer por la mañana se convocó un minuto de silencio por la víctima en la plaza de San Pedro de Cudillero, donde se encuentra el ayuntamiento de la localidad. Varias decenas de vecinos aplaudieron en homenaje a la víctima y para condenar lo sucedido. Indignación y conmoción fueron totales durante todo el acto donde nadie podía explicarse cómo a una persona «excelente» le podía haber ocurrido algo semejante.

Los tres jóvenes de entre 18 y 23 años que agredieron al profesor por tabaco, y que alegaron no recordar la agresión, pasarán hoy a disposición judical. Los presuntos agresores fueron detenidos la noche del lunes y prestaron ayer declaración por separado durante ocho horas en total en las dependencias policiales.

Durante sus declaraciones los tres jóvenes han dicho que la víctima les increpó y que uno de ellos hizo el gesto de darle una patada, pero que ni siquiera saben con seguridad si llegaron a darle, según ha confirmado su defensa jurídica a Europa Press. Los tres jóvenes acudieron por voluntad propia ayer lunes a un despacho de abogados acompañados de familiares y con la intención de declarar.

El incidente, sostienen, no fue por tabaco como apuntan algunas informaciones, ya que ellos son deportistas y no fuman. Explican que se encontraron en un semáforo con el fallecido, que iba con dos chicas y hubo cruces de miradas.