España

González cuestiona que Iglesias controle al CNI sin competencias

González cuestiona que Iglesias controle al CNI sin competencias

Las críticas veladas (o no tanto) del ex presidente del Gobierno Felipe González a su compañero de partido y actual jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, son ya una constante. Y la que ha dejado caer este lunes González durante su intervención ante la asamblea de la Asociación Valenciana de Empresarios tenía un destinatario claro: Pablo Iglesias, del que ni siquiera llegó a mencionar su nombre y al que se refirió únicamente como «vicepresidente».

«Que me expliquen» qué hace el ministro que ostenta la cartera de Derechos Sociales y Agenda 2030 «en la única comisión delegada que no se ocupa de eso, y que es la del servicio de inteligencia», ha cuestionado el ex presidente socialista. Respondía así a la decisión de Sánchez de forzar una modificación de la Ley reguladora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) para permitir precisamente la entrada de Iglesias en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia, es decir, el órgano que controla todos y cada uno de los llamados secretos de Estado.

«Me cuesta trabajo ver qué relación hay entre la Agenda 2030 [para el desarrollo sostenible] y el CNI», ha insistido el político socialista, que no ha ahorrado en ironías. «El servicio de inteligencia tiene mucho que ver con la política social... Quiero que me lo expliquen».

La «sorpresa» y las palabras de Felipe González vienen a resumir el malestar con que se ha acogido la última decisión de Sánchez en los círculos de la Seguridad del Estado. Tal y como ha informado este diario, cuestionan por inoportuno el cambio legal que dará acceso a Iglesias a información sensible. Sobre todo porque su Ministerio no tiene en principio asiento en dicha comisión, de la que son miembros permanentes los responsables de Interior, Defensa, Economía y Exteriores, además del director del Gabinete de Presidencia del Gobierno, el secretario de Estado de Seguridad y el director del CNI.

La pregunta, por tanto, es por qué interesa colocar a Pablo Iglesias en una comisión que, en la práctica, puede controlar al CNI. Y aquí nadie pasa por alto que la citada comisión puede abordar temas sensibles como la crisis con Cataluña o las relaciones con Venezuela.

Pero la polémica en torno al CNI no ha sido el único recado que ha querido dejar este lunes González a Pedro Sánchez. El ex presidente ha evidenciado una vez más lo poco que le gustan los acuerdos alcanzados por el líder socialista para ser aupado a la Moncloa. «Un Gobierno de escasas minorías con apoyos externos oportunistas -por ser suave y no ofensivo- debe saber que no se pueden hacer reformas estructurales con extrañas geometrías variables, que no se ponen de acuerdo con los desafíos», ha advertido. Y uno de estos desafíos pasa por devolver a España la «previsibilidad» en el plano político. De lo contrario, asomará la crisis económica.