España

Galicia registró entre enero y junio el peor saldo vegetativo de España

Galicia registró entre enero y junio el peor saldo vegetativo de España

El descenso de las defunciones no compensa la caída de los nacimientos y deja a la Comunidad en la última posición de la clasificación nacional

La debacle demográfica gallega continúa sumida en la agonía. Los datos provisionales del primer semestre del año, publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ayer, volvieron a confirmar (si es que hacía falta) los peores temores sobre la grave crisis que sufre la Comunidad desde hace décadas. Galicia registró en ese periodo 16.121 muertes y 7.695 nacimientos, lo que arroja un saldo vegetativo negativo de -8.426 personas. Nada menos, en otras palabras, que el peor balance demográfico de toda España.

De los dos parámetros que intervienen en el resultado, el acusado descenso de los nacimientos fue sin duda el principal responsable del dato. Entre enero y junio de este año, los nacimientos descendieron en la Comunidad un 7,4% en comparación con los 8.311 alumbramientos que tuvieron lugar en el mismo periodo de 2018. Por provincias, no se registraron grandes novedades en lo que concierne a la clasificación. Como siempre el mayor número de nacimientos tuvo lugar en La Coruña (3.206) y Pontevedra (2.924), mientras que a mucha distancia quedaron las interiores: en Lugo solo alcanzó a lograr un total de 858 partos; Orense, menos aún: nada más que 707.

Los fallecimientos, por el contrario, registraron una tendencia de descenso favorable a la recuperación del saldo, pero quedaron muy lejos sin embargo de contribuir a una mejora significativa del dato global. Frente a los 17.472 que tuvieron lugar en el periodo de 2018, este año la cifra se quedó en los 16.121, lo que se traduce en un descenso del 7,7% en la comparativa interanual.

Con todo, y a pesar de las grave consecuencias negativas que el problema demográfico sigue ejerciendo sobre Galicia, el resultado no fue el peor imaginable. En 2018 la diferencia fue de 9.161, esto es, 735 más que este año. A la zaga de Galicia quedaron Castilla y León (-8.007) y Valencia (-5.287). Por el contrario, solo Ceuta (119), Melilla (219), Baleares (219), Murcia (359) y la Comunidad de Madrid (2.840 personas más) fueron las únicas provincias que obtuvieron un saldo positivo.

Otro aspecto sobre el que incidió el INE, la edad media de maternidad, se situó en Galicia en los 32,8 años, ligeramente por encima de la media española (32,2). Según los datos recogidos por la entidad, la esperanza de vida de los gallegos al nacer es de 83,1 años, es decir, que es casi idéntica a la media estatal (83,2 años).

Pero no todo son malas noticias. En la estadística también figura que Galicia lideró el incremento de matrimonios en el primer semestre en España, con un alza de hasta el 18,1% (3.569 enlaces) respecto al mismo periodo del año anterior. Este avance contrasta, paradójicamente, con el retroceso medio en el resto del país (-1,2%). Tras Galicia se sitúa Ceuta (+12,7%). En el otro extremo, la caída la encabeza Cantabria, donde las uniones se hundieron en un -13%. En este sentido, la edad media del primer matrimonio en la Comunidad es de 34,3 años, similar a los 34,5 años de la media española.