España

Fernando Grande-Marlaska aplaude la gestión migratoria con Argelia

Fernando Grande-Marlaska aplaude la gestión migratoria con Argelia

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, alabó este lunes la «buena cooperación» en materia de inmigración ilegal entre España y Argelia, en un momento en el que la crisis migratoria, unida a la situación de pandemia, ha puesto contra las cuerdas la capacidad de las autonomías y el papel del Gobierno en la gestión de la llegada de pateras.

Marlaska se reunió con el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, para reforzar lazos de cooperación entre los dos gobiernos en lo referente a temas migratorios y de trata de personas. También se citó con algunos ministros del país africano para abordar estrategias en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada, en la formación para policías y en el fortalecimiento de la seguridad vial.

«Estamos convencidos de que para gestionar adecuadamente los flujos migratorios en el Mediterráneo es necesario adoptar medidas preventivas», señaló Grande-Marlaska al finalizar el encuentro. No obstante, no ha trascendido cuáles serán tales decisiones consensuadas bilateralmente.

Unos 40 inmigrantes desde Argelia

Mientras tanto, a España siguen llegando pateras procedentes de costas argelinas a un ritmo inusual: desde el pasado viernes, unos 140 inmigrantes han sido interceptados en aguas de nuestro país. De ellos, al menos 40 partieron desde Argelia.

Más allá del repunte del 454% registrado en Canarias, las autoridades autonómicas ya han trasladado al Gobierno la imposibilidad de hacer frente al aumento de inmigrantes ilegales que se está registrando en Murcia, Almería, Alicante o las Baleares, territorios más próximos a Argelia.

El país africano se ha convertido en los últimos meses en la gran vía de escape del continente. Según datos de la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex), la mitad de los inmigrantes que han tratado de alcanzar Europa en patera durante 2020 eran argelinos.

Un país golpeado

Como se puede apreciar, la pandemia global no ha menguado el movimiento migratorio en el Mediterráneo. El caso argelino cuenta con multitud de grietas que potencian la salida de un país fragmentado: hundido por el desplome de su mayor materia prima, el petróleo; en transición a raíz de la caída del régimen que gobernó desde la independencia de Francia en 1962 y, ahora, azotado por el virus. Al menos 35.160 personas han resultado infectadas y 1.302 han fallecido según los datos públicos de sanidad en el país del norte de África.

Kamel Beldjoud, ministro del Interior argelino, asumió ayer tras la reunión con Marlaska que su país cuenta con «medios humanos y materiales importantes» para hacer frente al foco de mafias que se lucran con aquellos que quieren alcanzar el continente europeo . Estos grupos organizados han encontrado, como ya lo hicieron en Marruecos o Mauritania, la forma de aprovecharse de la población que busca salida por las condiciones del país.

Del mismo modo, el encuentro sirvió para concretar los planes de actuación en la lucha contra todos los tipos de delincuencia próximos al negocio de la inmigración ilegal: el tráfico de armas, de combustible o de personas, principalmente. El terrorismo yihadista, muy presente en los últimos años en territorio argelino, también fue uno de los puntos que trataron ambos representantes.

  • Noticias
  • Traductor
  • Programacion
  • Calendario
  • Horoscopo
  • Clasificacion
  • Calendario liga
  • Peliculas
  • Temas