España

Feijóo insta al Gobierno a que aclare si quiere que Alcoa siga funcionando

Feijóo insta al Gobierno a que aclare si quiere que Alcoa siga funcionando

Afirma que aún hay tiempo en estas tres semanas para poner en marcha una política energética que haga viable a la factoría de San Cibrao

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lanzó hoy la pelota al tejado del Gobierno central para evitar los despidos en Alcoa San Cibrao. «Lo primero que tenemos que saber es si el Gobierno de España quiere o no que haya una factoría de aluminio primario en España», aseguró tras el Consello de la Xunta. Feijóo apuntó a los elevados costes eléctricos como la causa del más que probable desaparición de la factoría. en opinión de Feijóo, si el Ejecutivo de Pedro Sánchez está por la labor de poner sobre la mesa una tarifa eléctrica competitiva «el 50% del problema está resuelto».

Un día después de que la multinacional anunciase un periodo de consultas informal de tres semanas para negociar el despido de hasta el 85% de la plantilla (534 empleados) de la planta de aluminio, Feijóo se mostró muy crítico con los pasos dados hasta este momento por el Gobierno central. «Miembros del Gobierno visitaron conmigo Alcoa y delante de la plantilla se comprometieron a un precio eléctrico que hiciese compatible la producción de aluminio primario en España», recordó en relación a la visita de la ministra de Industria Reyes Maroto a la planta. Sin embargo, reprochó, «lamentablemente no puedo decir que haya cumplido ninguno de los compromisos adquiridos». Con el Gobierno de Sánchez, ahondó, «no hemos encontrado la mínima intención para que Alcoa siga operando».

«Ya no bastan las palabras, con las palabras no baja el precio de la electricidad. Tenemos que concretar de una vez si el Gobierno quiere o no quiere una fábrica de aluminio», prosiguió Feijóo, para mostrarse tajante: «por sus acciones parece que no le interesa». El presidente autonómico deseó que el Ejecutivo central rectifique y que en las próximas tres semanas aparezca alguna solución que evite la desaparación de la planta. Para ello demandó ayudas a las electrointensivas con «las mismas cuantías que dedicaron el Gobierno de Zapatero y el de Rajoy». Además, alertó de que el problema no se acabará con la planta de San Cibrao. «Si Alcoa cierra, habrá otras empresas electrointensivas de otras comunidades que también cierren. Este es el primer aviso a toda la industria del noroeste», advirtió.

Si no se consigue un precio más barato, prosiguió el presidente gallego, no se logrará solucionar el problema. No lo hará ni siquiera, en su opinión, con una intervención pública de la factoría, como demanda el comité de empresa de la planta. El megavatio ha pasado de costar 35 e 38 euros a superar los 50 en el último año. Además la crisis del coronavirus ha hecho descender la demanda del metal. Ninguna empresa va a hacer aluminio primario si no tiene no hay ninguna empesa que vaya hacer aluminio primario si no tiene precios competitivos, subrayó.