España

Enrique Urquijo, el alquimista de de canciones vive entre nosotros

Enrique Urquijo, el alquimista de de canciones vive entre nosotros

En el 20 aniversario de su desaparición, artistas del pop-rock nacional recuerdan con emoción al líder de Los Secretos

Cuando el 17 de noviembre del año 1999 conocíamos la noticia del trágico fallecimiento, con sólo 39 años, del cantante y compositor Enrique Urquijo (Madrid, 1960-1999) un sentimiento de pena y tristeza invadió el alma de todos cuantos disfrutamos y nos emocionamos tantas veces con su música. Su desgraciado óbito no hacía justicia a un músico singular, a un exquisito alquimista de canciones que, con sus composiciones atemporales, trascendió a todas luces su tiempo, como bien pudimos comprobar anoche en el homenaje que, por el vigésimo aniversario de su desaparición, se celebró en un abarrotado WiZink Center de Madrid.

Veinte años de ausencia del que fue, es y será uno de los intérpretes más carismáticos de la música pop española y uno de los autores más personales de nuestro país. Una efeméride celebrada con un concierto bautizado como «Desde que no nos vemos», canción que daba título a su disco de 1998 con su grupo Los Problemas, en el que más de 15 artistas relevantes del pop-rock nacional (Miguel Ríos, Amaral, Coque Malla, Rozalén, …), muchos de ellos grandes amigos del compositor madrileño y todos ellos rendidos admiradores de su legado, le rindieron merecido tributo. El concierto, con fines solidarios y cuya recaudación fue destinada íntegramente a las ONG «Cirugía en Turkana» y «Cris Contra el Cáncer», se dividió en tres actos que sirvieron para repasar su figura y su trayectoria musical.

La primera parte, conducida con tino por el músico Rafa Higueras, que desde hace 20 años organiza un homenaje anual a Enrique Urquijo coincidiendo con el aniversario de su desaparición, estuvo dedicada a la sala Galileo Galilei de Madrid, que durante tantos años sirvió de escaparate al talento de Enrique. Una parte en la que sobresalieron Rebeca Jiménez por rancheras, Vicky Gastelo, con una lectura personal de «Demasiado tarde», y Juanma Elegante con Luis Martín en una notable versión country de «Siempre hay un precio».

El segundo acto, a modo de homenaje sinfónico, y ya con Los Secretos sobre el escenario, mostró lo bien que le sientan los arreglos orquestales a la música de Enrique Urquijo. La última parte de la noche fue para Los Secretos ya en solitario, a la que se fueron sumando los invitados (Andrés Suárez, Txetxu Altube, Mikel Erentxun, Rozalén, Manolo García, Amaral, Alejo Stivel, David Summers) que homenajearon al mediano de los Urquijo.

En el tercer acto los mejores momentos vinieron de la mano de un Miguel Ríos, en plena forma con una excelente versión de «Ojos de gata», y de un Coque Malla con una acertada recreación de «Otra tarde». También hubo alguna sorpresa. Javier Urquijo, miembro fundador de la banda y hermano mayor de Enrique y Álvaro, se subió al escenario más 30 años después de su última aparición en directo para dejar una impagable versión a la armónica de «Déjame» en pleno delirio colectivo. Así se cerraba una noche inolvidable, donde la música y la emoción rindieron sentido homenaje a un poeta de la nostalgia.