España

En imágenes: el temporal arrastra delfines muertos a las playas de Valencia y Alicante

En imágenes: el temporal arrastra delfines muertos a las playas de Valencia y Alicante

Los cetáceos más débiles sucumben por el fuerte oleaje y solo salen a la superficie unos pocos de los que perecen

El paso de la borrasca Gloria se ha cobrado también la vida de siete delfines encontrados este viernes varados en las costas de Denia (Alicante), la Malvarrosa y El Saler (Valencia) durante el temporal, según ha constatado la Red de Varamientos, de la Conselleria de Agricultura, la Universitat de València y la Fundación Oceanogràfic.

Cuatro ejemplares fueron encontrados en Denia los días 20 y 21 de enero. Los primeros aparecieron en la playa de Les Marines una cría y un delfín listado adulto, y al día siguiente dos desfiles listados.

El día 22 se halló un delfín mular en Denia, y ese mismo día se encontró un ejemplar varado en la Malvarrosa y otro en El Saler.

Otro de los ejemplares muerto en Denia - ABC

La actuación de la Red de Varamientos ha sido posible gracias a la colaboración ciudadana, con avisos al 112, y a la intervención de las policías locales de las poblaciones.

Cuando estos cetáceos se mueren se hunden en el mar y pasan así a formar parte de la cadena alimentaria, pero un porcentaje desconocido, aunque se estima que bajo, llega a la playa en distintos grados de descomposición, según fuentes de la Fundación Oceanogràfic.

Cuando se producen temporales fuertes es posible que los animales que tienen comprometida su salud por causas diversas se encuentren más a merced del oleaje.

Retiran 11.000 kilos de peces

La localidad valenciana de Cullera ha retirado 11.000 kilos de pez muerto de sus playas tras la borrasca 'Gloria' de los últimos días. El alcalde, Jordi Mayor, ha resaltado la labor de los trabajadores porque se han recogido "pez a pez" y a mano.

Se trata de los pescados que el temporal marítimo arrastró hasta las playas. De momento se han contabilizado los peces muertos que había desde l'Escollera hasta el faro de Cullera, aunque quedan más por recoger, detalla el consistorio en un comunicado.

De cara al futuro, el objetivo del Ayuntamiento es que el Gobierno central "actúe rápidamente para regenerar las playas del Marenyet y del Brosquil, que han desaparecido totalmente".

Hasta entonces, el dispositivo se centra en asegurar la seguridad de los vecinos y garantizar los servicios básicos, tras los problemas de accesibilidad, luz y agua provocados por la lluvia. Este viernes, la última casa del Brosquil que quedaba por tener agua corriente ya dispone de agua potable.

Después de tres días de trabajo intenso, el alcalde ha agradecido la colaboración entre administraciones para "poco a poco, intentar solucionar lo más inmediato y urgente". Más de 60 operarios y maquinaria de toda clase (Ayuntamiento, Generalitat, Aigües de Cullera, SAV y Tragsa) se han sumado al operativo, coordinados por técnicos municipales.

Representantes de la Corporación han visitado las zonas afectadas para supervisar los trabajos y evaluar los daños, una vez ha pasado el temporal y están más accesibles. En el recorrido han trasladado a los vecinos el compromiso del Ayuntamiento para "hacer todo lo posible por volver a la normalidad".