España

El PP vasco pide autonomía para su renovación

El PP vasco pide autonomía para su renovación

El antiguo equipo de Alonso pide a los populares que se dejen de excusan y hagan una reflexión

Cuando se celebraron las elecciones autonómicas vascas, el problema del PP seguía ahí, más crudo que nunca. El resultado obtenido en las urnas en el País Vasco, malo se mire por donde se mire, con solo cinco escaños, y encima uno de ellos para Ciudadanos, ha dado alas al sector que lideró en su día Alfonso Alonso para reclamar más autonomía y para poner en cuestión la estrategia llevada a cabo por Pablo Casado.

Durante la campaña electoral, fuentes de la dirección nacional del partido comentaron a ABC que a Alonso y a los suyos ni estaban ni se les esperaba, totalmente apartados de la estrategia y la actividad electoral. Entre los que no participaron de forma activa, se encuentra la presidenta circunstancial de la gestora que se creó tras la marcha de Alfonso Alonso. Amaya Fernández, que fue la número dos de Alonso en el PP vasco, ha tenido un papel muy secundario en estos últimos meses. Ayer, sin embargo, antes de entrar en el Comité Ejecutivo Nacional, se acercó a los medios de comunicación para poner en cuestión la estrategia del PP y reclamar más margen de maniobra a los populares vascos.

Fernández pidió una reflexión para poder fortalecer el constitucionalismo y al PP vasco, dejarse de «excusas» que llevan a la autocomplacencia» y «actualizar el proyecto». Solo entonces, señaló, tendrá sentido que «el propio PP vasco» decida el equipo y la persona adecuadas para impulsar el partido. «Esa decisión la tenemos que pensar y hacer en Euskadi», aseguró. Para ello, reclamó volver a la convención del PP vasco del pasado mes de septiembre, que estuvo capitaneada por Alonso, en la que se pidió un acento propio para el partido en esa comunidad.

De forma significativa, Amaya Fernández no pidió la palabra en la reunión de la Ejecutiva, por lo que no defendió ante los suyos las ideas que acababa de exponer en la calle.

Las bases están «claras»

Sí intervino el candidato a las elecciones, Carlos Iturgaiz, un «gigante moral», según le definió Casado. «El PP tiene muy claras las bases donde se cimienta este partido: estar solucionando los problemas reales de los ciudadanos», señaló. El PP afrontará el proceso de renovación en el País Vasco, para elegir la nueva dirección regional, a partir de otoño.

Todos los presidentes regionales del PP comieron después con Pablo Casado y Teodoro García Egea, y el debate interno sobre lo que es y debe ser el partido continuó, ahí y en las redes sociales. Así, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, escribió: «Somos el gran partido del centro derecha que resuelve problemas a la gente y en el que todos pueden sentirse representados. Sin estridencias ni radicalismos, con experiencia y buena gestión». También Juanma Moreno destacó que el PP tiene equipo: «La clave es sumar y seguir abriendo a todos nuestro proyecto político».