España

El PP se queda solo en el rechazo a la Ley de Profundización Democrática que lleva Podemos a la Asamblea

El PP se queda solo en el rechazo a la Ley de Profundización Democrática que lleva Podemos a la Asamblea

Propone limitar el mandato de la presidenta de la Comunidad a ocho años o cambiar la ley D'Hont

Limitar a ocho años el mandato de la presidenta y sus consejeros, regular por ley la intervención en debates electorales en televisión o sustituir la ley D'Hont por otro método son algunas de las medidas incluidas en el proyecto de ley de Profundización Democrática que ha presentado Unidas Podemos en la Asamblea, y cuya toma en consideración ha sido aprobada por una amplia mayoría: Podemos, Vox, Más Madrid, Ciudadanos y el PSOE han votado a favor, y el PP en contra.

El portavoz de Unidas Podemos, Jacinto Morano, ha sido el encargado de defender la proposición de ley. En ella, la formación morada propone limitar los mandatos de la presidenta y los consejeros a ocho años; incompatibilidad de ser diputado regional y viceconsejero, alcalde o concejal; potenciar al legislativo; regular por ley la participación en debates electorales; o sustituir la ley D'Hont por un sistema proporcional de resto mayor. Con estas herramientas, Morano se propone acabar con esa crisis de desafección política de los ciudadanos, y «dejar de ser el problema para ser parte de la solución».

Desde Vox, Íñigo Henríquez de Luna ha apoyado la toma en consideración de la ley, aunque ha recordado que muchos de sus planteamientos son «claramente liberales», algo que le ha discutido Morano, asegurando que son «postulados republicanos». La diputada de Más Madrid Clara Ramas, por su parte, considera un importante arranque esta toma en consideración para abordar otros temas, como incluir una carta de derechos ciudadanos que garanticen unos mínimos intocables «aunque vengan mal dadas»; o comenzar a «avanzar en la identidad madrileña».

La diputada de Ciudadanos Emy Fernández-Luna ha argumentado su apoyo a esta toma en consideración de la proposición de ley: «La transparencia facilita que los ciudadanos recuperen la confianza en la acción política». Aún teniendo muchos matices que introducir en el texto legal, le dan la oportunidad de iniciar un debate «en profundidad y en calma» para elaborar un texto de consenso. Y ha recordado que ya en la pasada legislatura trajeron a la Asamblea leyes de ese tono que fueron rechazadas: Podemos, ha recordado, «se abstuvo» alegando que «los madrileños tenían otras prioridades». Y el PSOE lo rechazó por considerar que era una medida aislada y se necesitaba profundizar en el asunto. «Hagámoslo; abramos ese debate», ha pedido Fernández-Luna, quien además ha señalado que en el acuerdo con el PP se incluyen puntos sobre la limitación de mandatos y el fin de los aforamientos.

También el socialista Borja Cabezón le ha dado su apoyo por la importancia de «reforzar las instituciones debilitadas por prácticas deshonestas». Antes, eso sí, ha dado un «repaso» al PP recordándoles casos de corrupción como «Gurtel, Púnica, Lezo o Avalmadrid», y ha criticado los gobiernos populares considerándolos «un lodazal de corrupción». También ha tenido críticas para Cs, que «venían a regenerar y han terminado en una completa sumisión» con el PP. La toma en consideración de la ley la ha apoyado, no sin primero acusar a Ayuso de «amenazar abiertamente al director de Telemadrid, elegido por esta Asamblea, por no ser sumiso».

En la defensa del no, el diputado David Erguido se ha defendido con el ataque: sugiere a Podemos que si quiere profundizar en la democracia, «reconozca a Guaidó como presidente de Venezuela», o favorezcan que se conozcan los datos de uso del Falcon por parte del presidente Pedro Sánchez. «Más que cambiar las leyes, lo que deben hacer es cumplirlas», ha concluido.