España

El personal de las residencias: «O nos ponen más medios o las cifras seguirán siendo terroríficas»

El personal de las residencias: «O nos ponen más medios o las cifras seguirán siendo terroríficas»

Los empleados de un centro barcelonés que suma 35 fallecidos entre sus residentes lamentan trabajar hundidos, con ansiedad y miedo

La Conca d'Òdena, que a pesar del desconfinamiento perimetral sigue con graves cifras de incidencia del coronavirus, ha reactivado esta semana las alarmas por la situación en una de las cuatro residencias de la zona, la Amavir de Vilanova del Camí, que según denunció el Ayuntamiento del municipio, lleva 35 defunciones de sus inquilinos en las últimas semanas, 20 de ellas en solo ocho días.

La alcaldesa, Noemí Trucharte (PSC), amenazó el pasado viernes con llevar su caso a la Fiscalía y este miércoles salió de nuevo a lamentar el delicado estado del centro tras un aumento de las víctimas mortales y del personal de baja. Por todo ello, hizo un llamamiento de auxilio a la Generalitat, que es la administración competente en la gestión de centros residenciales.

Las acusaciones, sin embargo, sentaron como un jarro de agua fría entre el personal de la residencia, que consideran especialmente «injustas» después de llevar días en constante contacto con el Consistorio y de tener estos días una atención sanitaria por parte de personal del CAP Igualada Nord, que diariamente hacen seguimiento del estado de los inquilinos. «Nuestra situación es grave, desgraciadamente igual de grave que la de otras residencias», explica un empleado de la residencia a ABC, que especifica que solo uno de los fallecidos a los que hacía mención la alcaldesa fue diagnosticado de Covid-19 y que otros 29 tenían claros síntomas aunque no se les pudo practicar la prueba.

«O nos ponen medios o las cifras seguirán siendo terroríficas, en nuestro centro y en los otros. Los datos son los que son hay residencias con más de 35 casos», clama el portavoz , que asegura que se han seguido todas las medidas «pero necesitamos más tests y poder derivar a hospitales a nuestros usuarios enfermos, ya que no nos dejaban llevarlos allí». En esta línea, el empleado .

Ansiedad y miedo

Para sus empleados, la Generalitat -competente en materia de residencias- apenas les ha facilitado material de protección pero no tests y tampoco se les ha permitido derivar a afectados a hospitales cuando éstos han necesitado atención sanitaria, una situación que hace semanas que denuncian. «Que encima de estar solos ante esta situación se nos ponga en el foco del problema solo hace que hundir a los trabajadores, que estamos muy afectados por vernos cuestionados», añade.

Así, los profesionales del centro y de otras residencias de la empresa trabajan cada vez con mas ansiedad y miedo, según sentencian a ABC. «En un hospital, la persona está unos días ingresada y vuelve a sus casas pero en las residencias los mayores acaban formando parte de nuestra familia. Estar en esta situación supone un desgaste emocional brutal para la plantilla«, sentencia el portavoz.