España

El Parlamento de Galicia se protege ante posibles brotes de Covid

El Parlamento de Galicia se protege ante posibles brotes de Covid

Los servicios jurídicos plantean videoconferencia o voto delegado para que el virus no torpedee la actividad en la Cámara

Se lo preguntaba el pasado lunes el portavoz del Grupo Popular en el Parlamento de Galicia, Pedro Puy. ¿Qué ocurriría si surge un brote de coronavirus en un grupo parlamentario y sus miembros han de confinarse, como sucedió a principios de mes en Baleares, con Ciudadanos? ¿Osi el afectado es el grupo mayoritario? No hay, en estos momentos, un mecanismo que blinde la actividad en la Cámara de OHórreo frente a la incidencia del Covid, lo que supone, reconoció Puy, un motivo de «preocupación». De ahí que los servicios jurídicos se hayan puesto manos a la obra para subsanar este vacío.

Actualmente, el reglamento del Parlamento de Galicia, en su artículo 84, recoge en su punto 3 lo siguiente: «El voto de las diputadas y de los diputados es personal e indelegable, excepto en los casos de embarazo, maternidad o paternidad que, por impedir el desarrollo de la función parlamentaria y una vez valoradas las especiales circunstancias, se consideren suficientemente justificados». Como recordó Puy, esta excepción busca «evitar la discriminación entre hombres y mujeres»; es «un gesto a favor de la igualdad». Más allá, sin embargo, no existe mayor paraguas que el de la «cortesía parlamentaria», que en el pasado subsanó situaciones como una larga enfermedad de un miembro del grupo mayoritario durante la primera legislatura de Feijóo... donde esa mayoría era cuestión de un solo voto.

Situación novedosa

La situación, ahora, es bien «distinta», advirtió Puy, quien puso esta cuestión sobre la mesa en la última Junta de Portavoces, del 15 de septiembre, donde se acordó encargar a los servicios jurídicos que elaboraran una propuesta para «habilitar mecanismos excepcionales aplicables en situaciones epidemiológicas que hipotéticamente puedan impedir la presencia física de uno o varios diputados en las sesiones de la Cámara».

La propuesta de los servicios jurídicos, a la que ha tenido acceso ABC, propone introducir en el citado artículo 84 del reglamento de la Cámara el siguiente punto, que sería el séptimo: «La Mesa, de acuerdo con la Junta de Portavoces, podrá habilitar excepcionalmente la presencia, o voto delegado, sistemas de videoconferencia o cualquier otro sistema técnico viable y adecuado que garantice para todos los efectos reglamentarios la asistencia y participación en las sesiones y en los debates y el ejercicio del derecho de voto por quien no pudiera asistir a las sesiones de forma justificada por encontrarse en una situación epidemiológica que le imposibilite la presencia física en la sesión correspondiente».

La propuesta se elaboró tras analizar las medidas de este tipo que se han ido adoptando en otros Parlamentos autonómicos a raíz de la pandemia de coronavirus. El objetivo es que «la fórmula que finalmente pueda adoptarse a través de una reforma puntual del reglamento encaje en el vigente ordenamiento jurídico gallego y español». Ya ha sido remitida a los tres grupos (PP, BNGy PSOE) para que se pronuncien al respecto en la próxima reunión de la Junta de Portavoces.

«Es evidente que estamos ante una situación excepcional (...) y que es necesario adoptar medidas excepcionales para garantizar el funcionamiento del Parlamento y los derechos y obligaciones de las diputadas y diputados en caso de producirse un brote en la Cámara», pondera Olalla Rodil, viceportavoz parlamentaria del Bloque, a pregunta de ABC.

En la misma línea se movía Puy. Preocupa que la Cámara pueda sufrir una «paralización que no deseamos». Ya se ha dado el primer paso para que OHórreo se proteja ante el zarpazo, nunca descartable, del coronavirus.

Ver los comentarios