España

El pacto entre el PSOE y Podemos avanza un fuerte aumento del gasto y subida "progresiva" de impuestos

El pacto entre el PSOE y Podemos avanza un fuerte aumento del gasto y subida

El pacto entre el PSOE y Podemos avanza ya en sus diez puntos la intención de los firmantes Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de impulsar un fuerte aumento del gasto público y una subida "progresiva" de impuestos en esta etapa de desaceleración económica.

En el punto número dos del preacuerdo pactado, mencionan que el compromiso es "proteger los servicios públicos, especialmente la educación - incluyendo el impulso a las escuelas infantiles de cero a tres años-, la sanidad pública y la atención a la dependencia". Si implica la aplicación del programa electoral socialista, sólo la apuesta por la educación, supone situar la inversión educativa en España en un 5% del PIB en el año 2025. Esto equivale a un incremento a lo largo de la nueva legislatura hasta lograr que la inversión estatal sea cada año unos 9.000 millones superior al 4,2% invertido actualmente. En cuanto al esfuerzo en Sanidad, la idea de Sánchez esbozada el pasado septiembre en su oferta inicial a Podemos "es pasar del actual 6% del PIB en sanidad al 7% del PIB en 2023. Son unos 12.000 millones anuales más.

Otro compromiso pactado ahora es "el blindaje de las pensiones de nuestros mayores: asegurar la sostenibilidad del sistema público de pensiones y su revalorización conforme al coste de la vida". Sólo la revalorización con el IPC y la supresión prevista del llamado factor de sostenibilidad implica, según un cálculo del Banco de España, encarecer la factura de las pensiones en un 0,5% del PIB en esta legislatura, unos 6.000 millones anuales más. PSOE y Podemos no aclaran en su preacuerdo el apartado de que quieren "asegurar la sostenibilidad del sistema", pero tanto Sánchez como Iglesias han manejado en el pasado aumentar impuestos con ese fin.

Sobre el apartado fiscal, se limitan a asegurar que "una reforma fiscal justa y progresiva que nos acerque a Europa y en la que se eliminen privilegios fiscales". Acercarse a la media europea implica, según se desprende de los últimos datos de Eurostat, elevar la presión fiscal en, al menos, cinco puntos del Producto Interior Bruto, unos 60.000 millones de euros. No obstante, subrayan que sería una subida "progresiva".

Tanto PSOE y Podemos acompañan esta estrategia económica con un compromiso por "el equilibrio presupuestario", lo que obliga a que todo aumento de gastos sea acompañado por subida de impuestos que no aumente el déficit. En cuanto a recortar gastos, lo más que deslizan es esta afirmación: "La evaluación y el control del gasto público es esencial para el sostenimiento de un Estado del bienestar sólido y duradero".

En cuanto al mercado laboral, el preacuerdo no establece su derogación, pero sí "combatir la precariedad del

mercado laboral y garantizar trabajo digno, estable y de calidad".

Tanto Sánchez como Iglesias aseguran que el primer punto de su pacto es "consolidar el crecimiento y la creación de empleo".

También se acuerdan de las pymes. Prometen "fortalecer a las pequeñas y medianas empresas y a los/as autónomos/as e impulsar la reindustrialización y el sector primario". También, facilitar desde la Administración las bases para la creación de riqueza, bienestar y empleo, así como el impulso digital".