España

El museo donde nada es lo que parece

El museo donde nada es lo que parece

El espacio, que abrió tras el confinamiento, amplía su horario ante el éxito cosechado

En el mes de junio, con el estado de alarma recién superado, un nuevo museo abrió en la capital y, lejos de arrancar su vida con mal pie, tuvo tanto éxito que tuvo que ampliar tanto sus días de apertura como su horario. Empezó abriendo sus puertas cuatro días a la semana (de jueves a domingo), pero en vista de la cantidad de visitas que recibía comenzó a abrir también los miércoles, extendiendo una hora más el cierre. Y es que este gran recibimiento seguramente tenga que ver con que se trata del Museo de las Ilusiones, un espacio situado en la céntrica calle de Doctor Cortezo, 8, que ofrece una experiencia visual, sensorial y educativa única, y que además es un lugar perfecto, inusual y emocionante para todas las generaciones. Y también seguro: el primer Museo de las Ilusiones de España cumple a rajatabla todas las medidas sanitarias correspondientes de Covid, con el aforo limitado al 60 por ciento y el uso obligatorio de mascarillas.

El concepto original nació en Zagreb, Croacia, en 2015, y rápidamente se convirtió en una marca reconocida en muchas otras ciudades del mundo como Nueva York, Shanghai, Kuala Lumpur, Toronto, Dubai, Doha, Orlando y París.

¿Y qué es exactamente un Museo de las Ilusiones? «Es una propuesta completamente innovadora y diferente, que se ha convertido en un plan perfecto para familias y jóvenes inquietos al ofrecer la posibilidad de reír, gritar, correr, tomar fotos y muchas cosas más que no están permitidas en otros museos», explican sus responsables. «Es, en definitiva, una experiencia original y única para todos los visitantes, pequeños, mayores, locales o turistas, ya que todos hablan y entienden el lenguaje de la diversión».

El concepto del museo parte precisamente de ese principio: el de la diversión. En sus salas, los visitantes se van encontrando con trucos divertidos e impresionantes que generan interesantes reflexiones sobre la visión, la percepción, el cerebro humano y la ciencia. «Aquí es más fácil percibir por qué los ojos ven cosas que nuestro cerebro no puede entender», dicen sus organizadores, que han preparado un recorrido con más de cincuenta ilusiones de pequeño, mediano y gran formato. Los visitantes pasarán por estancias Inclinadas, «infinitas» y «antigravedad», y se cruzarán con caleidoscopios, espejos «mágicos», hologramas y todo tipo de ilusiones ópticas. Además hay un Salón de Juegos Inteligentes donde se puede jugar con puzles, rompecabezas, juegos de construcción, nudos imposibles, juegos matemáticos y otros artículos educativos «para liberar al Einstein que llevamos dentro», y una tienda que ofrece más de ochenta juegos de dilemas, puzles de madera, juegos educativos y todo tipo de souvenirs. «El museo esconde un mundo cautivador de ilusiones, un mundo que hace dudar a los sentidos y deja fascinado a quien lo visite; un mundo que confunde, pero también educa», aseguran sus responsables.

Para hacer reservas sólo hay que escribir al e-mail [email protected] o llamar al teléfono 911033455. Se puede reservar para grupos de al menos veinte personas (ya sea para colegios, residencias o para eventos de empresa), pero ha de hacerse con al menos catorce días de antelación.

Ver los comentarios