España

El misterio de la supuesta desaparición de unos restos mortales en el cementerio de Zamora

El misterio de la supuesta desaparición de unos restos mortales en el cementerio de Zamora

Un hombre denunció el caso tras enterrar a su mujer y no ver en la tumba los restos de tres familiares a los que dieron sepultura en el pasado

Los responsables del camposanto aseguran que no hay ninguna irregularidad y explican que están bajo tierra

El caso de una supuesta desaparición de restos mortales en el cementerio municipal de Zamora ha llegado hasta el Procurador del Común, aunque el asunto no tiene ningún misterio para los responsables del camposanto, que insisten en que los restos óseos están bajo tierra en el mismo lugar en el que fueron enterrados.

El caso hace referencia a la hermana y otros dos familiares de una mujer fallecida hace dos años. Fue su marido el que, en el momento de dar sepultura a su mujer en 2017, dio la voz de alarma porque no vio los restos de los tres enterramientos precedentes.

Para el Negociado del Cementerio, esa circunstancia tiene fácil explicación, ya que al haber pasado décadas desde que se efectuaron esos enterramientos y tratarse de una tumba de tierra los restos han quedado por debajo de donde se ha hecho la última sepultura. Un informe del encargado municipal de las labores de enterramiento y exhumaciones en el camposanto zamorano corrobora esa versión y detalla que las reducciones de restos se dejan bajo tierra y tapados por debajo del lugar en el que se coloca el nuevo cadáver, en este caso el de la mujer del denunciante.

Registro exhaustivo

Además, esa circunstancia también ha sido corroborada en los libros de registro del cementerio, en el que se anotan exhaustivamente todos los movimientos y exhumaciones que se realizan y no consta ninguna en la tumba referida. La situación se le ha intentado explicar en varias cartas certificadas remitidas desde el Negociado del Cementerio al denunciante, que no ha llegado a recoger ninguna de ellas.

El hombre llegó incluso a plantear el asunto al gabinete de Alcaldía, a través del cual también se canalizó posteriormente parte de la información para aclarar la situación. No obstante, el denunciante no estuvo satisfecho con la argumentación que se le dio y llevó el caso también al Procurador del Común. Al requerimiento de la institución autonómica equivalente al Defensor del Pueblo también han contestado las autoridades municipales negando esa supuesta desaparición de tres cadáveres enterrados hace décadas que denuncia el hombre.