España

El Ministerio de Sanidad reconoce que los test fallidos que se han devuelto a China son más de 50.000

El Ministerio de Sanidad reconoce que los test fallidos que se han devuelto a China son más de 50.000

El Ministerio de Sanidad reconoce los test fallidos que adquirió a la empresa china Shenzhen Bioeasy Biotechnology no fueron 8.000, sino más de 50.000. Es decir, además de los que se repartieron -sin validar previamente- a la Comunidad de Madrid había otros 50.000, que "llegaban en diferentes lotes", según confirman a este diario fuentes del departamento que capitanea Salvador Illa.

Sanidad insiste que dichos test no se llegaron a utilizar y que ya han sido devueltos. Y que los 640.000 apalabrados por Bioeasy no serán, obviamente, de ese tipo, sino que tendrán una certificación mayor, y una fiabilidad comprobada.

El director de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha explicado en rueda de prensa que se hicieron pruebas sobre el primer lote, y "esos test, igual que las siguientes remesas, fueron devueltos, y la empresa va a facilitar otros test que sí responden a las especificaciones y sensibilidad necesarias".

"En breve tendremos estas pruebas rápidas que sí parecen tener la calidad necesaria", ha añadido Simón. Mientras tanto, en España se realizan unos 15.000 test al día, mediante la prueba lenta pero precisa, conocida como PCR.

El ministro Illa ha reiterado, en rueda de prensa en La Moncloa, que la compra se hizo a través de un proveedor habitual. "Las primeras 9.000 no han pasado los sistemas de calidad". "Las 50.000 unidades que habían llegado no se han llegado a distribuir, y las 640.000 [apalabradas] van a ser sustitudas, todas, por otras con los estándares que nosotros exigimos", ha añadido.

Illa ha anunciado, además, que los nuevos tests que se recibirán próximamente (más de 5 millones de pruebas), sí que se "verificarán"antes de entregarlos a las autonomías, al contrario de lo que se hizo con los más de 8.000 que se entregaron a la Comunidad de Madrid.

Los test rápidos para detectar la infección de coronavirus que compró el Ministerio de Sanidad en China no funcionan bien. Tienen una sensibilidad del 30%, cuando deberían superar el 80%. ¿Y eso qué significa? "Que los test no valen, porque dan muchos falsos negativos", explicaron a este diario responsables sanitarios de la Comunidad de Madrid.

El escándalo de los tests rápidos ha "cabreado" a los trabajadores sanitarios, que eran los primeros destinatarios de estas pruebas de diagnóstico. CSIF, el sindicato mayoritario del sector público, ha emitido un duro comunicado en el que subraya que "el personal de la sanidad pública afronta el fin de semana con indignación, incredulidad y agotamiento ante las últimas informaciones sobre la adquisición de test fallidos, la escasez de medios, la saturación de los centros".

A ello "se suman declaraciones de los responsables políticos a nivel nacional y autonómico que no ayudan a nuestros profesionales y extienden una sensación generalizada de cabreo", añade. "CSIF sigue insistiendo en la necesidad de realizar test a personal sanitario actualmente en cuarentena para que se puedan reincorporar a su puesto", apostilla el sindicato.

Los principales partidos políticos de la oposición no han tardado en exigir responsabilidades. Tanto el PP como Vox han demandado al Gobierno el expediente administrativo relativo a la compra de los test rápidos de Covid-19. Los populares han demandado la comparecencia de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, además, por su implicación en la centralización de compras, y después de saberse que su departamento pidió "contención" del gasto sanitario a las comunidades autónomas.