España

El juicio por la muerte de Lucía Garrido se repetirá por un "grave defecto de forma" en la sentencia

El juicio por la muerte de Lucía Garrido se repetirá por un

El juicio por el asesinato de Lucía Garrido volverá a celebrarse. Es la determinación que ha tomado la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), tras verificar en la sentencia "un defecto insubsanable, que determina su nulidad", ordenando que se devuelvan las actuaciones a la Audiencia de Málaga. Un giro en el caso, por el que el Alto Tribunal andaluz anula el veredicto y la sentencia absolutoria respecto al acusado como supuesto autor material y a la expareja de la víctima.

De este modo, el caso de la mujer que fue hallada muerta en la piscina de su finca, en Alhaurín de la Torre (Málaga) en 2008, afronta ahora una nueva etapa, que supone "la última esperanza" para la familia de la víctima, que siempre defendió su teoría basada en los múltiples defectos de forma en el procedimiento judicial. Éste parecía cerrado, una vez en septiembre los cuatro acusados por el crimen fueron absueltos, pero la familia ha mantenido desde entonces una postura firme, que resolviese la "indefensión" por la que dijeron pasar en el juicio celebrado en Málaga, hablando incluso de "tongazo", como relató entonces la hermana de la víctima, Rosa Garrido.

La familia, satisfecha

Tras once años de espera, la expareja de Lucía, el supuesto autor material del homicidio, y los dos ex guardias civiles juzgados como presuntos autores intelectuales del crimen quedaron absueltos. Un jurado popular los declaró no culpables, al no dar fiabilidad entonces a la declaración grabada del testigo protegido, ni entender como prueba de valor el ADN hallado en una llave aparecida junto al cadáver de Lucía en aquella noche de 2008. Ahora, el TSJA declara la nulidad del veredicto y de la sentencia respecto a dos de los acusados.

Se trata del exmarido de Lucía Garrido, M.A.H., y el otro enjuiciado, A.V.G., a quien los investigadores otorgan la consideración de autor material de los hechos. Sí que se mantiene la absolución respecto a los otros dos, los guardias civiles, a los que las acusaciones identificaban como autores intelectuales del crimen. Éstos dos no volverán a sentarse en el banquillo.

Desde el TSJA sostienen que en dos puntos del objeto del veredicto, "el jurado no alcanzó las mayorías legales para declararlo probados o no probados", según precisaron este jueves en un comunicado. Fuentes del mismo recuerdan la doctrina inequívoca del Tribunal Supremo que indica que cuando se trata de hechos desfavorables, "se precisan siete votos para declararlos probados y cinco para declararlos no probados".

Las actuaciones volverán ahora a la Audiencia Provincial de Málaga. Allí, deberá celebrarse un nuevo juicio, con diferente Tribunal del Jurado y magistrado presidente.

Un caso abierto once años

El cadáver de Lucía Garrido apareció con varios golpes y una herida de arma blanca en el cuello, flotando en la piscina de la finca de Alhaurín, en abril de 2008. Estaba en trámites de separación y tras aparecer su cuerpo, su exmarido se convirtió en el principal sospechoso. Posteriormente, la investigación determinó que el lugar del crimen era la sede de los negocios que éste llevaba a cabo junto a varios agentes de la Guardia Civil de Málaga, dando forma a un negocio irregular de reventa de animales exóticos, de ejemplares decomisados por la Guardia Civil.

Lucía llegó a denunciar hasta en siete ocasiones a su pareja por malos tratos, pero "las denuncias no llegaban a puerto nunca", aseguró su hermana, Rosa Garrido. Tras el juicio del pasado mes de septiembre, quien ha ejercido éste tiempo como portavoz de la familia dijo que había sido "el juicio del asco", por el modo en que algunos letrados de la defensa "humillaron", llegó a apuntar, a la asesinada.

Rosa siempre dudó de la capacidad de un jurado popular para decidir sobre una causa de esta envergadura. Su argumento parece haber encontrado un último tren para la esperanza.