España

El joven burrianense infectado tras una despedia de soltero en Milán: «Tranquilos que es como una gripe»

El joven burrianense infectado tras una despedia de soltero en Milán: «Tranquilos que es como una gripe»

El hostelero ingresado en el hospital de La Plana apenas presenta síntomas leves y lanza un mensaje de calma

De acuerdo con las estadísticas oficiales, el burrianense de 31 años que contrajo el coronavirus durante una despedida de soltero en Milán pasará a la historia por ser uno de los primeros españoles afectado por la epidemia. Este miércoles, tras su primera noche ingresado en el hospital de La Plana, el joven ha trasladado un mensaje de «tranquilidad» a través de varios audios en los que explica que «está todo controlado. Yo estoy muy bien».

En las grabaciones dirigidas a sus familiares a través de la aplicación WhatsApp, el primer español diagnosticado de coronavirus resume que «es una gripe normal y hay que tratarla con paracetamol y punto». Cuando trascendió el caso de este empresario castellonense, el resto de afectados en nuestro país que se habían comunicado públicamente por las autoridades eran extranjeros.

Según el parte médico facilitado por la autoridades valencianas, presenta síntomas leves y su estado no reviste gravedad. Con todo, según explica el propio paciente, todavía deberán permanecer hospitalizado en la localidad de Vila-Real al menos durante dos semanas.

«No me lo creía cuando me lo dijeron»

El hombre, que se dedica a la hostelería en Burriana, se toma con calma su ingreso aunque en los auidos no oculta su incredulidad al saberse uno de los primeros afectados por la epidemia en nuestro país y, en el momento de ser diagnosticado, el primer español: «No me lo creía cuando me lo dijeron. Me ha tocado y punto. A pasarlo y no hay problema». Al respecto, el paciente indica que está de «p. m.».

Un mensaje que entronca con el llamamiento de la Generalitat, que ha optado por no hacer públicos los casos sospechosos de coronavirus hasta que no exista confirmación para no alarmar a la población.

Mientras, el único afectado hasta ahora en la región permanece aislado en una habitación del hospital de La Plana mientras que a su entorno más cercano se le ha recomendado que se mantenga en casa y su negocio ha tenido que bajar la persiana a la espera de recibir el alta y que el coronavirus quede como una anécdota más: «Dad un mensaje de tranquilidad, que yo estoy muy bien».