España

El hombre que amenazó con tirarse desde una azotea en Gran Vía estaba «rezando y sin camiseta»

El hombre que amenazó con tirarse desde una azotea en Gran Vía estaba «rezando y sin camiseta»

Los bomberos le convencieron de que no saltara y el Samur le trasladó al hospital, quedando ingresado como paciente psiquiátrico

Un hombre que amenazaba con tirarse desde lo alto de una azotea dejó sin respiración ayer a la Gran Vía de Madrid. Encaramado a la cúpula de un edificio situado en el número 80 de esta transitada calle, causó gran revuelo entre los viandantes. El silencio atronador de los primeros instantes dejó paso al sonido de las sirenas de Policía, Bomberos y ambulancias, acompañado por los murmullos de los observadores que, teléfono en mano, grababan o comentaban la escena en redes sociales.

El hombre se subió a la decimoquinta planta del Dear Hotel, esquina con Plaza de España y junto al Hotel Riu, aún en obras. «En algún momento estaba rezando, sin camiseta y con los brazos en la cabeza», relataba a ABC una mujer que vió al hombre cuando ya estaba en lo alto del edificio.

Poco después, varios bomberos subieron a la azotea, situada en una decimoquinta planta, para hablar con el hombre. Finalmente, le convencieron para que no se lanzara al vacío, evitando una desgracia. «Cuando salí de comprar, sobre las tres de la tarde, el hombre estaba sentado, mirando hacia abajo», contaba otra mujer. «Luego, sobre las tres y media, ya estaban los bomberos hablando con él».

Hasta el lugar, se desplazaron hasta ocho dotaciones de bomberos que desplegaron seis colchones de grandes dimensiones en el suelo a modo preventivo en la acera para cubrir el máximo perímetro posible en caso de que el hombre hubiera decidido saltar. Por su parte, el Samur-Protección Civil trasladó al hombre a la Fundación Jiménez Díaz, donde quedó ingresado como paciente psiquiátrico.

Bomberos recogiendo los colchones - MAYA BALANYA

Una de las trabajadoras de Tapas44, un restaurante situado en la acera de enfrente al Dear Hotel, donde se produjo el incidente, pudo observar todo lo sucedido. «Qué horror...», lamentaba. Estaba bastante conmocionada por lo que acababa de presenciar. «Era un crío, jovencísimo, muy delgado, de poco más de veinte años». Además, aseguró que el tejado es «muy inseguro» y no se explica cómo llegó hasta allí: «La cúpula es como un falso techo, que si pisas te hundes; no sé cómo se ha podido subir».

Los viandantes que aún se encontraban por la zona, tras presenciar el suceso, creían que «debía de haber sido algún huésped del hotel» o «alguien que tenía pensado qué iba a hacer y ha entrado a la azotea con intención de encaramarse a lo alto del edificio» porque «el acceso al hotel es libre».

Desde el hotel no se han querido pronunciar ni facilitar ningún tipo de información. Tan solo aseguran que no hay ninguna escalera que dé a la cúpula y que no se puede acceder a ella desde ningún inmueble aledaño. Por tanto, la única manera de hacerlo es desde el interior del hotel.

Como consecuencia del suceso, se cortaron varias calles con acceso a Gran Vía sobre las 14.00 horas. El Centro de Gestión de Movilidad informó a través de Twitter que «por la intervención de los equipos de emergencia en la plaza de España con la calle Reyes» se cortó la calle Gran Vía sentido calle Princesa, la calle Alcalá desde Cibeles sentido Gran Vía, y la calle Reyes desde Amaniel. Alrededor de las 16.30 horas se restableció el tráfico y se abrieron todas las calles que habían permanecido cortadas.