España

El Gobierno ultima el calendario legislativo

El Gobierno ultima el calendario legislativo

El Consejo de Ministros prevé aprobarlo este martes o el siguiente

El Ejecutivo está realizando los últimos ajustes al calendario de leyes que prevé remitir durante los próximos meses al Congreso. La agenda, no obstante, será del primer periodo de sesiones (hasta junio). Las prioridades están muy definidas y la previsión de Moncloa es aprobar la agenda en el Consejo de Ministros del próximo martes o, a más tardar, en el siguiente. Uno de los proyectos que figurarán con total seguridad es el de los Presupuestos Generales del Estado ya que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha avanzado su intención de acelerarlos.

La nueva ley de infancia y juventud del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, la conocida como «Ley Rhodes», podría ser uno de los puntales del calendario social junto con la ley de libertades sexuales que ya tiene lista el Ministerio de Igualdad. Fuentes de Podemos explican que «el compromiso es que llegue antes del 8-M» al Consejo de Ministros (martes día 3, se prevé).

El calendario legislativo también dará pistas sobre la fórmula y los plazos de la reforma del Código Penal para rebajar el delito de sedición y endurecer el de rebelión. La Moncloa solo apunta a que es una de las cuestiones sobre la que aún se está trabajando, pero la simple decisión sobre su inclusión en la agenda de leyes otorgará información sobre los planes del Ejecutivo. Si el texto se incluye en el calendario, significará que nacerá como proyecto de ley del Gobierno y, por tanto, tendrá que someterse al trámite de los órganos consultivos: Consejo General del Poder Judicial y Consejo de Estado.

Si la iniciativa no figurara en la próxima agenda del Gobierno, existiría la posibilidad de que naciera como propuesta del Grupo Socialista del Congreso y, en consecuencia, quedara eximida de pasar por los citados órganos, o de que el Ejecutivo hubiera perdido prisa y retrasara su tramitación hasta el siguiente trimestre.

La renovación o no de los órganos constitucionales será clave en el calendario de esta reforma ya que el Consejo General del Poder Judicial tiene ahora mayoría conservadora y podría poner peros a la iniciativa del Gobierno. La opinión del CGPJ no es vinculante para el Ejecutivo, pero sí es muy relevante tanto jurídica como políticamente.

Por eso, Sánchez está presionando al PP en busca de un pacto que renueve el Poder Judicial y siente en el mismo a una mayoría progresista que no torpedee la rebaja del delito de sedición, aunque supondría corregir al Tribunal Supremo al ablandar la sentencia del juicio del «procés».

Quintos de Mora

El Gobierno de coalición comenzó a ordenar su agenda legislativa durante su jornada de convivencia en la finca Quintos de Mora (Toledo). Aquel día el crecimiento económico, la igualdad, la cohesión territorial, la transición ecológica, la ciencia, y la justicia quedaron reafirmados como ejes de la legislatura y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, avanzó a su gabinete un «calendario político de gran intensidad» y un «tiempo de gran dinamismo legislativo», anticipando una agenda prolífica en leyes.

Sin embargo, el Gobierno de coalición no tiene soporte parlamentario para aprobar ninguna iniciativa en solitario y está obligado a buscar socios para aprobar cada uno de sus textos. Por ahora, Sánchez se está apoyando en la misma mayoría que sacó adelante la investidura, negociando cada paso en el Congreso con el independentismo catalán y rechazando las ofertas de pacto que le viene planteando el presidente del PP, Pablo Casado. Todo apunta que así seguirá siendo hasta el final de la legislatura.