España

El BOE da un día extra a las empresas que no puedan clausurar hoy su actividad

El BOE da un día extra a las empresas que no puedan clausurar hoy su actividad

El Gobierno modifica a última hora el decreto

El decreto que obligaba a la paralización de la actividad económica se publicó en el Boletín Oficial del Estado pasadas las once y media de la noche. Cuando millones de españoles se preguntaban todavía si al día siguiente podrían o no ir a trabajar. Un retraso que se produjo porque el Ejecutivo estuvo puliendo el decreto durante toda la tarde, pese a que formalmente se había aprobado ya en un Consejo de Ministros que había terminado a las doce del mediodía.

En esos retoques se cayeron del decreto algunas actividades que sí estaban permitidas en los borradores que circularon a lo largo del día. La cuestión esencial de estos cambios que realizó el Gobierno era el plazo de entrada en vigor. Varios presidentes autonómicos se habían manifestado en esta dirección. El Ejecutivo no quiere hablar de moratoria, pero finalmente se trata de un plazo adicional de 24 horas para aquellas empresas que les fuese imposible cerrar ya este lunes.

Esto finalmente cristalizó en una disposición transitoria primera que establece que «en aquellos casos en los que resulte imposible interrumpir de modo inmediato la actividad, las personas trabajadoras incluidas en el ámbito subjetivo de este real decreto ley podrán prestar servicios el lunes 30 de marzo de 2020 con el único propósito de llevar a cabo las tareas imprescindibles para poder hacer efectivo el permiso retribuido recuperable sin perjudicar de manera irremediable o desproporcionada la reanudación de la actividad empresarial». La medida está pensada esencialmente para algunas actividades industriales que no pudiesen paralizar la producción desde la situación en que quedó el viernes, ya que esta medida se conoció en la tarde del viernes. La cuestión de las moratorias fue un encaje de última hora. Algo de lo que ni habló Pedro Sánchez el sábado ni ningún integrante de su Gabinete en las ruedas de prensa de ayer.

Desde el PP y desde Ciudadanos (Cs) han criticado la tardanza del Gobierno en publicar un real decreto ley que mantuvo en vilo hasta la medianoche de ayer a millones de trabajadores que aún no sabían si debían madrugar para trabajar hoy o no. La primera en protestar contra la demora en la publicación del real decreto fue la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que, aunque está cuidando mucho en las formas durante la crisis del coronavirus y está midiendo mucho la crítica, ha sentenciado que con algo tan importante no se puede «improvisar ni generar incertidumbre».

Minutos más tarde, el presidente del PP, Pablo Casado, señalaba con dureza que en apenas una hora debían entrar en vigor «las duras medidas aprobadas en el improvisado tercer Consejo de Ministros de la semana», poniendo el acento en el giro del Gobierno, que hasta el viernes no defendía esta medida. Y consideró «inadmisible» que millones de trabajadores estuvieran a la espera: «Los españoles no merecen más mentiras, incompetencia y luchas internas».