España

El Gobierno promete para este mes la «mesa de trabajo» de As Pontes

El Gobierno promete para este mes la «mesa de trabajo» de As Pontes

La manifestación de La Coruña arranca un compromiso de mínimos para ganar tiempo

El Gobierno central busca ganar tiempo ante la delicada situación que atraviesa la central térmica de As Pontes, y que este lunes llevó a un millar de personas a plasmar su descontento en forma de protesta ante la sede de la Delegación del Gobierno en La Coruña y colapsar el centro de la ciudad, según Efe. Por boca del delegado, Javier Losada, el ejecutivo Sánchez intentó aplacar los ánimos y ganar tiempo emplazando para este mes la «mesa de trabajo» prometida por el Ministerio de Transición Ecológica. Según Losada, se «convocará en las próximas semanas», con el objetivo de «acometer una línea de actuación y abordar de manera conjunta las iniciativas que sean precisas», informó la Delegación del Gobierno mediante una nota.

Losada trasladó la propuesta a un grupo de representantes de los afectados, a los que acompañó el socialista Valentín González Formoso, en calidad más que de presidente de la Diputación Provincial coruñesa, de alcalde de As Pontes, el municipio que podría verse desmantelado si la central echa el cierre. Formoso calificó la oferta del Gobierno, a través del gabinete que dirige en funciones Teresa Ribera, de «pequeño objetivo conseguido», ante el que quiso mostrarse «satisfecho», informó Efe.

Es, en cualquier caso, un compromiso de mínimos, que apenas aporta novedades a la promesa con la que los afectados volvieron la semana pasada de Madrid, donde se reunieron con personal de Transición Ecológica. Ya entonces Formoso auguraba que ese encuentro para buscar una solución para la central de As Pontes tendría lugar «antes de que termine el presente mes de septiembre».

«Muerte lenta»

«La solución que nos da el Gobierno actual es una muerte lenta a la mayor central del noroeste de España y sin la cual Galicia sería deficitaria en la producción de energía», advertía ayer en estas mismas páginas, en una entrevista, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. El Ejecutivo autonómico ha venido reclamando de forma insistente la necesidad de sentarse de forma urgente tanto con el gabinete central como con Endesa para dar una respuesta a las 750 familias afectadas por el parón de la central. Volvió a hacerlo la semana pasada, tras una concentración en Santiago, ante la Xunta.

«El mundo del transporte está jorobado porque pasan los días, pasan los meses y todo sigue igual. Muchas palabras pero no hay solución», lamentaba Manuel Bouza, presidente de los transportistas del carbón, que movilizaron 120 camiones. «No se puede aceptar un cambio de modelo sin garantía de empleo», advirtió desde CIG Alberte Amado. Miguel Tellado, secretario general del PPdeG, recordó que el Gobierno dispone de las herramientas para que la central siga funcionando y emplazó a Losada a que sea «el primero que defienda lo que necesita Galicia».