España

El Gobierno de Castilla-La Mancha, alarmado por que el temporal dañe el patrimonio histórico de Toledo

El Gobierno de Castilla-La Mancha, alarmado por que el temporal dañe el patrimonio histórico de Toledo

El Gobierno de Castilla-La Mancha, como el Ayuntamiento de Madrid, también valora la posibilidad de pedir la declaración de zona catastrófica en determinadas áreas de la comunidad muy afectadas por el temporal de nieve y frío.La principal preocupación se centra en la ciudad de Toledo y más en concreto en su casco histórico, especialmente complicado para las labores de limpieza y recuperación y en el que trabajan, desde el lunes, efectivos de la Brigada Guzmán el Bueno X, desplazados desde

su base en Cerro Muriano (Córdoba), y dos secciones de la Brigada Almogávares VI de Paracaidistas.Las labores para despejar la nieve y el hielo se realizan a mano ante la imposibilidad de las máquinas quitanieves para acceder al centro de la ciudad.El Ejecutivo castellanomanchego, presidido por el socialista
Emiliano García-Page
, tiene previsto mantener activada, al menos hasta este jueves, la alerta por fenómenos climatológicos adversos. Una vez se levante se procederá a "evaluar con todo rigor los daños" causados por la borrasca y se tomará una decisión respecto a la posibilidad de solicitar al Gobierno central la declaración de zona especialmente afectada por la emergencia.

"En el casco central todo es hielo"

Fuentes del Gobierno autonómico aseguran que hay áreas en las que "parece bastante claro" que la magnitud de los daños se corresponde con los requisitos que la ley exige para considerar la zona como catastrófica. Y citan en particular la ciudad de Toledo, donde el último precedente de un temporal de características similares a

Filomena
data de 1904."Toledo capital es lo más afectado. En el casco central todo es hielo", señalan y, aunque de momento no se detectan daños importantes en los edificios históricos, el Gobierno de García-Page se mantiene en alerta a la espera de un deshielo que podría dejar al descubierto lo que ahora no se ve y acarrear nuevos perjuicios.Sí se han comprobado ya daños importantes en las vías públicas y en el arbolado. "Estamos aún en mitad del problema", precisan desde el Gobierno autonómico. García-Page esperará, antes de contactar con el Gobierno central, tener una valoración lo más precisa posible de los efectos de la gran nevada. Y desde su gabinete ya advierten: "No usaremos esta situación como banderín político".De momento, el objetivo es abrir un proceso para recabar información sobre los daños entre los ayuntamientos, diputaciones, empresarios, sindicatos y tercer sector de la comunidad. El
Partido Popular
ya ha urgido al Gobierno autonómico a pedir la declaración de
zona catastrófica
.

"Datos objetivos"

El consejero de Fomento,
Nacho Hernando
, explicó este martes que la decisión se tomará "en función de los datos objetivos" que se recaben y, en su caso, se remitirá la solicitud y el oportuno informe al Ministerio del Interior que, junto con Hacienda, es el encargado de elevar la propuesta de declaración al Consejo de Ministros.Según Hernando, "la declaración en sí no es lo importante, sino el determinar qué daños materiales se han producido para que pueda haber compensaciones para las personas afectadas".Este martes se reunió el Comité Asesor del Plan Específico ante el Riesgo de Fenómenos Meteorológicos Adversos (Meteocam) para evaluar la situación en la región, que sigue presentando "incidencias puntuales" tanto en la red de carreteras como en el suministro eléctrico.El Ejecutivo autonómico ha pedido a la ciudadanía que extreme la precaución al salir a la calle por la aparición de placas de hielo que, previsiblemente, irán en aumento en los próximos días por las bajas temperaturas.De acuerdo con los datos proporcionados por el Gobierno regional, las urgencias en el hospital de Toledo como consecuencia de accidentes ocasionados por el temporal se han, prácticamente, duplicado respecto a la media diaria.