España

El Gobierno da un perfil bajo a la adhesión al nuevo caza europeo

El Gobierno da un perfil bajo a la adhesión al nuevo caza europeo

El PP aplaude la línea continuista y Cs la ve positiva, pero critica la falta de comunicación

La ausencia de Pedro Sánchez en la ceremonia de adhesión de España al proyecto del nuevo caza europeo ha sido interpretada como un deseo de dar un perfil bajo a la histórica iniciativa. Desde el Gobierno, sin embargo, se rechazaba ayer cualquier interpretación de que no se apoye la adhesión. En rueda de prensa en Ferraz, el ministro José Luis Ábalos no quiso pronunciarse sobre la cuestión por tratarse de un asunto de Gobierno ajeno a su departamento, y fue desde la Presidencia del Gobierno donde se destacó que con este proyecto «Europa se dota de sus propias capacidades de defensa», algo que se valora desde el punto de vista político, pero también «industrial y para el I+D+i». Fuentes del Ejecutivo señalaban ayer que el proyecto va en la línea que Pedro Sánchez quiere marcar en la política europea. Además se puso en valor la presencia de España junto a Francia y Alemania. «Otra muestra de que somos un país protagonista».

Desde Moncloa, y a preguntas de ABC, se aseguraba que el presidente es un defensor de avanzar hacia una capacidad militar continental. Desde el equipo del presidente se destacaba ayer un discurso que Sánchez hizo el pasado mes de marzo en el Ateneo de Madrid en el que reclamó «alcanzar de una vez por todas una política exterior firme y eficaz» a través de «un marco de Defensa propio, en el que se contemple la colaboración multilateral, pero no la dependencia. Es importante subrayarlo», señaló Sánchez, en un comentario respecto a la posición dominante de Estados Unidos.

«Para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos tenemos que alcanzar una verdadera Europa de la Seguridad y de la Defensa. Aunque la Cooperación Estructurada Permanente supone un avance muy importante, debemos iniciar el proceso para dotarnos de un verdadero ejército europeo», señaló en aquel discurso.

Desde el equipo del presidente del Gobierno se rechaza cualquier lectura sobre que haya distancia con el proyecto. Con respecto a la no presencia de Sánchez en el evento se aducía que nunca estuvo sobre la mesa asistir. Se pone de ejemplo que la canciller Angela Merkel tampoco asistió al evento y que el presidente Macron lo hizo en su calidad de anfitrión. Moncloa defendía ayer la representación a través de Margarita Robles porque la ministra de Defensa y el Gobierno no son cosas distintas».

Antonio González Terol, que ha sido portavoz del PP en la Comisión de Defensa, aseguró ayer que «Robles está siguiendo una política continuista con los pasos dados por su predecesora, María Dolores de Cospedal».

Para PP y Cs es positivo

El Gobierno de Rajoy, que mantuvo una postura similar a la del actual Ejecutivo, defendía el proyecto del FCAS «por dos razones básicas»: la defensa de la industria aeronáutica, que crea puestos de trabajo, y por «la independencia tecnológica». Aunque la valoración que hacen desde el Partido Popular es positiva, Terol recuerda que «queda pendiente la sustitución de los cazas de despegue vertical de la Armada», que tendrán que ser reemplazados por F35-B, de tecnología estadounidense.

Desde Cs trasladan una posición parecida. El secretario general del grupo parlamentario en el Congreso, Miguel Gutiérrez, dijo ayer a ABC que les perece una buena idea la adhesión de España a este tratado aunque lamentó la «incoherencia» del Gobierno en funciones con «los vaivenes» que protagonizó la pasada legislatura con «sus socios separatistas y de Podemos» en la venta de corbetas y de armas a terceros países. También criticó la falta de comunicación del Ejecutivo con la oposición y le pidió que aproveche la oportunidad para generar empleo e invertir en I+D+i en Defensa.