España

El Gobierno asume que el ingreso mínimo vital prometido no estará listo hasta dentro de tres meses

El Gobierno asume que el ingreso mínimo vital prometido no estará listo hasta dentro de tres meses

El ingreso mínimo vital es una promesa del Gobierno. Estaba incluido en el pacto firmado por PSOE y Unidas Podemos, pero, además, con la crisis del coronavirus se expresó públicamente como medida a impulsar. Un ingreso mínimo para sectores vulnerables y afectados por la crisis económica y social que está provocando el Covid-19, en el que estaba de acuerdo todo el Ejecutivo, pero en el que había diferencias sobre los tiempos. Los ministros de Unidas Podemos lo quería ya. Ahora ya reconocen que el consenso que requiere y su desarrollo podrían implicar un plazo aproximado de tres meses para su aprobación.

La aprobación de este ingreso mínimo vital se había convertido en una obsesión para Unidas Podemos, que en los últimos días ha presionado para que el Gobierno lo aprobara cuanto antes. Sin embargo, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, que trabaja en su diseño junto a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el vicepresidente social, Pablo Iglesias, ha impuesto prudencia, mesura y tiempo por su complejidad -hay que encajarlo con otras ayudas de carácter directo que existe y con algunas que ofrecen las comunidades-.

La posición de una parte del Gobierno, fundamentalmente la de los ministros de Unidas Podemos, pasa ahora por aprobar "de forma urgente" lo que denominan un 'Ingreso Mínimo Vital Puente' que permanezca vigente hasta la aprobación del definitivo."Para que nadie quede desprotegido en esta crisis, para que las personas vulnerables no queden atrás en esta emergencia", argumentan.

Este jueves de Semana Santa, mientras se celebraba un Pleno en el Congreso para prorrogar el estado de alarma hasta el 26 de abril, Escrivá, Díaz e Iglesias se han reunido de manera telemática con los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, y con las organizaciones del Tercer Sector Cáritas, Cermi, Oxfam, AEPN, Facua y Plataforma del Tercer Sector.

Según explican fuentes de la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030, tanto sindicatos como organizaciones del Tercer Sector, han mostrado su "total apoyo a esta medida extraordinaria, al tiempo que comparten la necesidad de poner en marcha un Ingreso Mínimo Vital de carácter permanente a la mayor brevedad".

En los últimos días, Pablo Iglesias en sus apariciones públicas había redoblado la presión sobre su propio Gobierno para aprobar este ingreso "lo antes posible", argumentando que "el virus sí entiende de clases sociales". Un mensaje que el líder de Podemos dirigía al sector socialista del Gobierno, personificado en la vicepresidenta Nadia Calviño, que oponían resistencia a la urgencia.

"Es un compromiso del Gobierno, estamos trabajando en su diseño. Es un trabajo complejo, porque es una prestación nueva, hay que diseñarla bien, de una forma muy precisa y hay que hacer las consultas correspondientes", explicó recientemente el ministro Escrivá en una rueda de prensa en Moncloa. "Lo pondremos en marcha en cuanto tengamos ocasión", ha reconocido Pedro Sánchez en el Pleno en el que ha pedido la prórroga del estado de alarma.

El vicepresidente segundo de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, ha defendido este lunes aprobar un ingreso mínimo vital "lo antes posible" y ha dicho que llevarlo a cabo es "imprescindible" porque el virus del coronavirus "sí entiende de clases sociales".

Iglesias en los últimos días ha mantenido conversaciones telefónicas con grandes empresarios de grupos económicos que "ven adecuada y positiva esta medida", explican desde su equipo. El vicepresidente también ha intercambiado así mismo documentos con el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, con el que está en contacto.