España

El desvío de la M-30 por el derribo de la tribuna del Vicente Calderón se activará en diez días

El desvío de la M-30 por el derribo de la tribuna del Vicente Calderón se activará en diez días

El 7 de noviembre se cortarán dos carriles y una semana después los otros tres restantes

Los primeros coches comenzarán a circular por el centro del antiguo Vicente Calderón a partir del 7 de noviembre. El Ayuntamiento cerrará ese día los dos carriles de la M-30 más escorados a la derecha, mientras que los tres restantes serán desviados una semana después. Como adelantó este diario días atrás, los operarios ultiman ya el nuevo trazado para llevar a cabo el derribo de la única tribuna del coliseo que aún se mantiene en pie.

Fuentes del área de Movilidad, que dirige Borja Carabante, confirmaron ayer las fechas después de que el propio delegado las revelara durante su participación en las jornadas de Medio Ambiente de Madridiario. El desvío, que estará operativo hasta el final de la demolición, contará en el extremo más próximo al paseo de los Melancólicos con una pequeña colina -conocida como «mota» o «caballón»- levantada para proteger del ruido a los edificios colindantes. El montículo se fabricará con restos del estadio.

Está previsto que la grada quede completamente borrada del mapa a finales de febrero, momento en que el tráfico de la vía volverá a su trazado habitual. Tras ello, y a expensas de la decisión final del área de Movilidad y Calle 30, se pondrá en marcha una segunda alternativa que permita acometer la cubrición de la M-30, prevista en el proyecto.

Las obras, aprobadas por el anterior equipo de Gobierno, presentan actualmente dos focos de actuación: por un lado, el desmantelamiento del Calderón; y, por otro, las labores en el solar de la fábrica de Mahou, derribada en 2011. Es en este último área donde más se concentran los problemas ocasionados al vecindario. Por este motivo, las diferentes asociaciones y colegios afectados piden medidas que palien, en la medida de lo posible, estas afectaciones y otras relacionadas con la señalización o una mayor presencia de agentes de movilidad.

Desde el área de Obras y Equipamientos, presidida por la delegada Paloma García Romero, aseguran que hablarán con las empresas adjudicatarias «para minimizar» las molestias, así como informar a los damnificados de todas las cuestiones relacionadas con los trabajos. En ese sentido, existe una comisión de seguimiento que volverá a reunirse en diciembre siempre y cuando ninguna de las partes pida adelantar el encuentro.

El levantamiento de parte de la calzada para acometer las labores de canalización mantiene también afectadas las calles de los paseos Imperial, Pontones y Melancólicos. La ejecución de estas tareas implica el corte de dos de los cuatro carriles de las vías.