España

El Consell se enfrenta a un posible "embargo" por no pagar los hospitales de campaña en el plazo fijado

El Consell se enfrenta a un posible

La Conselleria de Justicia, a través de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, contrató el pasado 23 de marzo con tramitación de emergencia las actuaciones necesarias para el suministro, instalación y dotación de material de tres hospitales de campaña en las ciudades de Alicante, Castellón y Valencia, para dar respuesta a los problemas de saturación clínica surgida por el avance de la Covid-19.

La empresa Ingeniería y Desarrollos de Alta Tecnología (IDAT), que recibió la adjudicación del servicio de provisión de los servicios hospitalarios, se dedicó durante el primer mes a dejar en perfecto funcionamiento las carpas y el mobiliario clínico. El mismo tiempo que debería haber tardado la Administración valenciana en completar el pago de los trabajos con la compañía. Un extremo que queda reflejado en el propio contrato sobre las condiciones de pago: "El 50% del total del coste se realizará a la aceptación de la presente oferta, mientras el otro 50% a los 30 días a partir de la presente oferta".

Sin embargo, los plazos han sido incumplidos por el Consell, superando incluso los siete meses de la fecha establecida. Un retraso que puede provocar que la empresa inicie un proceso legal de embargo o haga uso del material que se ha instalado en los hospitales valencianos -que todavía no se ha usado- para cubrir las necesidades de otras regiones o países que sí han pagado por adelantado a la compañía aragonesa.

En cuanto a los impagos, Emergencias todavía debe el 25% del presupuesto inicial más el IVA, una cifra que superaría el millón de euros. También se debe el 50% del equipamiento de los tres hospitales de campaña por un coste de 3.900.000 euros más IVA. Otra deuda es la implementación del 65% de las camas que se solicitaron inicialmente, que ronda los 2.600.000 euros más IVA.

A estas cuantías hay que sumar la de los 'contenedores-baños' que en un principio se iban alquilar pero que, tras comprobar su valor, finalmente fueron comprados. El coste de este material llega a los 503.000 euros. Además, hay que sumar los sobrecostes de los sobresuelos que se instalaron a posteriori y que costaron 675.000 euros. A estas dos cantidades hay que añadirle los impuestos de IVA.

En total, la Generalitat Valenciana debe 8.626.000 euros más IVA a la firma IDAT y ya le habría pagado 6.800.000 euros. Lo que hace un total de 15.500.000 euros y que demuestra que los encargados de la negociación del precio de los recintos hospitalarios de campaña han sido muy austeros si se comparan con otras comunidades autónomas. Por ejemplo, Madrid ha destinado 100 millones a sus hospitales de emergencias y todavía deben gastarse otros 100 millones más en equipamiento.

En el contrato inicial se detallaba que se pagaba una cuantía por el suministro, instalación y dotación del equipamiento completo de tres hospitales de Campaña con un total de 1.100 camas, así como la dotación de equipamiento básico para su funcionalidad y la instalación de sistemas de datos y comunicaciones. De forma que cada carpa ha sido instalada en cada uno de los hospitales de referencia de cada provincia (200 camas) junto al Hospital General de Castellón, (400 camas) en el General de Alicante y (500 camas) junto a La Fe de Valencia.

El problema para la empresa se encuentra en que desde la Conselleria de Gabriela Bravo se considera que debe hacerse cargo Sanidad de la factura de la ampliación de los hospitales de campaña, y en el departamento de Ana Barceló se piensa que es Justicia la que ha de costearla.