España

El Ayuntamiento de Sabadell acusa al Govern de enredarse con las tiendas del Ejército en el hospital de campaña

El Ayuntamiento de Sabadell acusa al Govern de enredarse con las tiendas del Ejército en el hospital de campaña

Sabadell suma 154 fallecidos y 631 pacientes ingresados por coronavirus en el Hospital Taulí y otros espacios habilitados. La quinta ciudad más poblada de Cataluña registra 460 contagios por cada 100.000 habitantes, más que la media catalana (263,05 casos) y superior a la proporción de la Comunidad de Madrid (405,54 casos). La ola de infecciones ha obligado a triplicar camas de cuidados intensivos y a recurrir a 195 plazas de hotel. La amenaza de colapso ha empujado a que la pista cubierta de atletismo de la localidad se convierta en hospital de campaña, montado por soldados y foco de polémica esta semana: el Ejército retiró las tiendas que había empezado a desplegar porque la Generalitat las desautorizó para compartimentar el recinto. No obstante, el Ayuntamiento afirma que los militares transportaron las lonas el mismo día porque el Govern lo había aprobado.

Antes de la controversia, la Generalitat, el Consistorio, mandos militares y otros estamentos se reunieron el lunes para abordar cómo acondicionar el polideportivo. El Gobierno de Sabadell -gobernado por PSC y Podemos- revela que miembros del Ejecutivo autonómico aseguraron que carecían de paredes prefabricadas para dividir el tartán. El Ayuntamiento comenta que el Ejército se ofreció a proporcionar tiendas de campaña para no retrasar el improvisado espacio sanitario, dotado de 250 a 300 camas y en el que se planifica trasladar de entrada a 214 pacientes semicríticos.

El Ejecutivo local detalla que el Ejército mostró vídeos de otros hospitales temporales en los que ha extendido los mismos pertrechos. El Ayuntamiento sostiene que el Govern aceptó la opción, consensuándola con las demás instituciones.

El acuerdo decayó al día siguiente, cuando una unidad procedente de Salamanca comenzó a colocar las tiendas. Distintas fuentes coinciden en que la gerente del Departamento de Salud en la Región Metropolitana Norte, Anna Aran, transmitió que a la Generalitat no le parecía adecuado ese tipo de material militar, lo que provocó que se deshiciera lo que ya se había instalado. El Consistorio esgrime que, en ese momento, no constaba una alternativa con la que proseguir el montaje, lo que indignó a la alcaldesa, la socialista Marta Farrés, y movió a PSC, Cs y PP a cargar contra Salud.

El Govern acabó comunicando el mismo martes que disponía de unos paneles para adaptar la pista. Mantiene la previsión de que se aloje a pacientes como máximo a partir del 10 de abril. El Gobierno municipal concede que prefiere los tabiques a las lonas y asiente mientras no se retrase la puesta a punto del recinto, que Bomberos y otros efectivos ultiman con los militares.

Denuncia de un particular

A raíz de la polvareda, un particular presentó el jueves una denuncia por supuesto delito de homicidio contra la consejería; un juzgado de Sabadell dio ayer 48 de margen para recibir información sobre el hospital de campaña. Salud no ha respondido a la consulta de este medio.

ERC -que administra la consejería- defiende que la construcción no se detuvo. A la vez que dice avenirse a que el Ejército colabore, acusa a la alcaldesa de mentir y de romper el confinamiento para hacerse propaganda aprovechando la presencia de los soldados. Crida per Sabadell-CUP comparte que «no es el momento de fotos sino de coordinarse» y habla de un posible «desajuste propio de la situación que se vive», mientras que Cs culpa a Salud de haber puesto en riesgo de retraso la apertura del equipamiento cometiendo «errores evitables».

«Se tuvo que montar un revuelo brutal de la ciudadanía para que encontraran unos paneles. ¿No lo podrían haber hecho antes?», critica el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Sabadell, Manuel Navas, que reclama celeridad: «No da igual que se haga con ladrillos, tiendas o paneles, pero no podemos consentir que el hospital se colapse».

El Ministerio de Defensa evita confirmar que el Govern se desdijera y se circunscribe a lo declarado por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Miguel Villarroya, quien afirmó que las lonas se quitaron «en coordinación con la Generalitat» al comprobar que no eran apropiadas para un pabellón cubierto.