España

El armador del Rúa Mar, responsable de la muerte de los seis tripulantes, según la Policía

El armador del Rúa Mar, responsable de la muerte de los seis tripulantes, según la Policía

La Brigada Central de Estupefacientes le detiene a él, a su padre y a otras tres personas por utilizar sus pesqueros para cargar el hachís del clan de los Pantoja y blanquearles las ganancias

Cuando el Rúa Mar naufragó a unas siete millas de Tarifa el 23 de enero, la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía sabía que el siniestro no fue solo culpa del temporal. El palangrero que había zarpado de Barbate tenía un objetivo aquella noche: cargar hachís en aguas marroquíes. Por eso salió a faenar mientras el resto de la flota se quedaba amarrada. Los investigadores llevaban meses siguiendo el rastro de varios pesqueros que habían optado por diversificar el negocio. Los seis tripulantes se hundieron con su barco y, pese a la intensa búsqueda, solo se pudieron recuperar dos cuerpos, el del patrón Antonio Javier Maza y el del marinero Óscar Maquera.

Ayer, el armador del Rúa Mar, Pedro Manuel Maza fue detenido por los agentes, junto a su padre, el creador de la empresa «Pesqueras Tamares» y otras tres personas. Todas ellas son sospechosas de trabajar para el archiconocido clan de los Pantoja, los reyes del tráfico de hachís en el Campo de Gibraltar. Su jefe, Jesús Heredia, fue detenido a finales de junio sin imaginar que quienes transportaban su mercancía y lavaban parte de sus beneficios eran los siguientes de la lista.

«Narcopesqueros»

El Juzgado Central 6 de la Audiencia Nacional investiga desde mayo del año pasado la actividad de varios barcos reconvertidos en «narcopesqueros». Cuando las lanchas neumáticas se empezaron a controlar, el negocio viró hacia los barcos de pesca que faenan en aguas marroquíes. Allí fondean y un barco nodriza les abastece: unos 1.500 kilos de hachís por viaje, un negocio redondo, muy alejado de las penurias y las restricciones de los caladeros. Antes de que se hundiera el Rúa Mar ya se habían intervenido un par de embarcaciones con el mismo método. El palangrero iba a ser el siguiente pero se fue a pique. Se cree que cargaba unos dos mil kilos de droga, una cantidad similar al que fue apresado anteriormente.

Su armador, Pedro Maza, tío del patrón que aquella noche iba a la caña y cuyo cuerpo fue uno de los recuperados, conocía la posición del pesquero y los problemas que sufrió pero no facilitó la información para su rescate. Los agentes lo consideran responsable de seis homicidios imprudentes, además de imputarle un delito de organización criminal, tráfico de drogas y blanqueo de capitales. Tanto él como los otros cuatro detenidos estaban a las órdenes de Jesús Heredia y su clan (se les llama los Pantoja porque el padre de Jesús, ahora en prisión, es primo de la cantante Isabel Pantoja). Tenían una doble función: alijar mercancía y blanquear beneficios a través de sus empresas poniendo su estructura económica al servicio de los narcos.

Los agentes de la Brigada Central intervinieron ayer cuatro barcos y llevaron a cabo siete entradas y registros en varios puntos del Campo de Gibraltar, en una operación que continúa abierta y en la que se busca desmantelar la organización y la estructura económica que la ampara. En uno de esos registros encontraron un zulo zulo vacío en Los Barrios, un escondite de droga.

«Heredia y los suyos no supieron en ningún momento que estábamos detrás de la parte de la organización de los pesqueros, creían que esa la tenían a salvo», explican a ABC fuentes de la investigación, convencidos de que es un golpe mortal al blanqueo de este poderoso clan.

La operación policial llevaba meses diseñándose pero tuvo que retrasarse por la crisis del coronavirus. Luego se decidió aplazarla hasta que cayera Heredia, que estaba fugado y fue arrestado cuando comía con su familia en una pizzería de Chiclana. Otro de sus familiares fue capturado ayer. Está previsto que los detenidos pasen a disposición de juez de la Audiencia Nacional entre el jueves y el viernes.